Foto: Flickr BCE

El Partido Popular siempre fue contrario a la renta mínima de inserción, una de las principales reivindicaciones de las asociaciones de la sociedad civil, de los partidos de la izquierda e, incluso, de los sindicatos. Mariano Rajoy siempre fue muy crítico cuando fue presidente del Gobierno y, a su vera, también estaba Luis de Guindos, uno de los representantes de las políticas neoliberales que ahora está pagando España porque, gracias a los recortes implementados por el PP e impuestos por la Unión Europea, el sistema sanitario público quedó gravemente debilitado.

La crisis del coronavirus ha cambiado el parecer, incluso, de un defensor del neoliberalismo como es Luis de Guindos, actual vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE). En una entrevista concedida a LaSexta, el ex ministro de Rajoy ha defendido la implantación de una renta mínima de emergencia para evitar una crisis social: «Tiene que actuar el Estado en este período transitorio para que después de la crisis sanitaria, con un impacto económico intenso y profundo, no se produzca una crisis social», dijo De Guindos.

Sorprende que los neoliberales y las élites financieras, tan proclives a la defensa de lo privado frente a lo público, ahora reclamen la ayuda urgente del Estado para salvar la cuentas de explotación de las grandes empresas y los grandes bancos en vista del impacto económico que la pandemia está teniendo. La semana pasada, Ana Patricia Botín se aventuró a realizar una previsión de las consecuencias de la pandemia y dio una cifra cercana a los 6.000 millones de euros en base al porcentaje del 5% que afirmó la presidenta del Santander.

Ahora De Guindos pide una renta mínima para todos los ciudadanos. El vicepresidente del BCE, además, ha reconocido que la economía europea entrará en recesión durante unos meses pero que habrá ya un repunte a final de año: «La esperanza es que tras unos meses negativos tengamos un rebote en la segunda parte del año […] Que no se destruya tejido empresarial y, una vez superada la crisis, tengamos normalización de la actividad económica y recuperemos lo que hemos dejado de producir».

Por otro lado, en contra de la deriva que está adoptando la Unión Europea a la hora de dar una respuesta conjunta al coronavirus, De Guindos, siempre defendiendo los intereses de bancos, grandes corporaciones y grandes fortunas, ha reclamado, precisamente, esa estrategia conjunta de los países de la UE: «La pandemia afecta a todos los países europeos. Una respuesta panaeuropea es fundamental, por la señal del mensaje de que unidos podemos hacer cosas muy importantes».

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre