jueves, 16septiembre, 2021
22.2 C
Seville

El conquistador y la guerra silenciosa de siempre

Iván Padilla Bravo
Militante Revolucionario y periodista venezolano
- Publicidad -

análisis

El nivel del mar habrá subido un metro en el año 2100 sin que podamos hacer nada por evitarlo

La pandemia del covid no ha retrasado el agravamiento de la crisis climática. A diferencia de lo que se podía pensar tras los primeros...

El Repaso del 16 de septiembre: la jugada de ERC y del PSOE en la mesa de diálogo, la guerra a las eléctricas, los...

Como cada día analizamos las principales noticias de actualidad en El Repaso. Puedes ver nuestro Repaso de hoy en el siguiente video. Hablamos de...

Casado encara la segunda parte de la legislatura con un Gobierno fuerte y el PP dividido

Pablo Casado va camino de certificar otra semana negra para el PP, quizá una de las peores de los últimos tiempos. Mientras Pedro Sánchez...

¿Qué no sabemos del emérito rey Juan Carlos?

De repente nos hemos enterado que la fiscalía del supremo sospecha del emérito, Juan Carlos de Borbón, de la posibilidad de haber cometido cuatro...
- Publicidad-

Luego de más de cinco siglos de la conquista de las monarquías europeas en AbyaYala el afán por conseguir el arrepentimiento de los conquistados sigue siendo el gran objetivo imperial capitalista.

Han cambiado cosas y la manera de producir los bienes materiales en nuestras sociedades no es exactamente la misma aunque hasta el presente siga haciéndose históricamente en condiciones de lucha de clases.

El indígena que sobrevivió a los ataques de espadas, arcabuces y cruces del conquistador muchas veces terminó obligado al arrepentimiento por su resistencia a la «verdad» imperialista.

Ese arrepentimiento podía expresarse como vergüenza étnica o «limpieza» y blanqueamiento de la negritud cimarrona predominante en los esclavizados traídos de África.

Las y los «inferiores» sobrevivientes de aquellas gestas estaban obligados a mostrar su arrepentimiento por los «pecados» cometidos «de palabra, obra u omisión». Tenían que hacerse cristianos, bautizar, recibir el agua de manos de cualesquiera de las iglesias que empezaban a proliferar en la Europa católica, anglicana, luterana, bautista, pentecostal o la que fuera, siempre inspirados en el supuesto «Dios único» de una explotación y pensamiento igualmente únicos: «¡arrepiéntanse!» era el mandato de quienes estaban obligados a matar la conciencia, el pensamiento de preclaridad genuina propio de los pueblos cuyas culturas habían nacido de una genuina relación de equilibrio con toda la naturaleza y con el universo.

Poco ha cambiado desde entonces al presente. El neoconquistador es tan imperialista y monárquico como entonces, sólo que ahora cuentan con tecnología, armas y laboratorios para seguir declarando, de manera unilateral, sus guerras contra la humanidad, contra los pueblos explotados y depauperados.

La guerra silenciosa de la generación bélica que ellos mismos cuantifican ya alcanza al menos a cuatro: «guerra de IV generación». Todas para perpetuar al dominio, determinar una masa de dominados y ejercer su hegemonía dejándolos de toda memoria, de toda conciencia.

Siempre bajo el mandato del arrepentimiento. Arrepentimiento por «desalmados» (el propio conquistador y los jerarcas de sus iglesias así nos calificaron: ¡no tienen alma!), arrepentimiento por rebeldes y subversivos, arrepentimiento por comunistas, por socialistas, por chavistas.

Con la actual guerra multifactorial que está desplegada contra Venezuela, el propósito imperial no es otro que el asesinato de nuestra conciencia, de nuestra Memoria. Es el memoricidio y, dentro de esa categoría, que nos arrepintamos de ser culturalmente diversos, libres e irreverentes. En fin, que nos arrepintamos de ser chavistas.

Por eso Venezuela. Pero esta Patria no se vende ni se arredra. Hemos decidido ser libres y, por muy poderoso que sea el Imperio, ganaremos la pelea.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Iván, eres un iluso. Con la pasividad del resto del mundo matarán a vuestras (nuestras) gentes de hambre y cuando los hijos de vuestros (nuestros) militares pasen hambre los invasores les presentarán viandas (y poder)por doquier a quienes les rindan pleitesía. Recuerda, el petróleo no es comestible. Lamentablemente, ya ves que Dios no existe. Lo siento.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El nivel del mar habrá subido un metro en el año 2100 sin que podamos hacer nada por evitarlo

La pandemia del covid no ha retrasado el agravamiento de la crisis climática. A diferencia de lo que se podía pensar tras los primeros...

El CIS amplia en 9,1 puntos la ventaja del PSOE al PP

Recién iniciado el curso político el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) da una ligera subida del PSOE y un desplome a PP,...

Martínez-Almeida, de animar en pandemia a ir a los toros, a prohibir la presencia ciudadana en los plenos de distrito

El alcalde de la capital de España, José Luis Martínez-Almeida, ha pasado en pocos meses de animar en plena pandemia a los madrileños a...

Los negacionistas ponen en peligro la educación de sus hijos

La pandemia de la Covid, que se ha cobrado millones de vidas en el mundo, parece no afectar a algunas personas que prefieren no...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El nivel del mar habrá subido un metro en el año 2100 sin que podamos hacer nada por evitarlo

La pandemia del covid no ha retrasado el agravamiento de la crisis climática. A diferencia de lo que se podía pensar tras los primeros...

El CIS amplia en 9,1 puntos la ventaja del PSOE al PP

Recién iniciado el curso político el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) da una ligera subida del PSOE y un desplome a PP,...

Martínez-Almeida, de animar en pandemia a ir a los toros, a prohibir la presencia ciudadana en los plenos de distrito

El alcalde de la capital de España, José Luis Martínez-Almeida, ha pasado en pocos meses de animar en plena pandemia a los madrileños a...

Los negacionistas ponen en peligro la educación de sus hijos

La pandemia de la Covid, que se ha cobrado millones de vidas en el mundo, parece no afectar a algunas personas que prefieren no...