Los servicios jurídicos del Congreso han dado luz verde esta misma tarde a que el Congreso pueda abrir una comisión de investigación sobre las tarjetas black del Rey Emérito, tal y como solicitó el grupo de Unidas Congresos en la Cámara Baja.

La Mesa del Congreso estudiará hoy este informe jurídico en el que por primera vez los letrados son partidarios de que pueda abrirse una comisión de investigación con alguna irregularidad que afecte a Juan Carlos I.

La presentación de una declaración complementaria a la Agencia Tributaria por parte de Juan Carlos I con el objetivo de regularizar su situación fiscal, cuatro meses después de su salida de España, está relacionada con el presunto uso de tarjetas bancarias de las que se habrían beneficiado tanto el emérito como algunos de sus familiares, puesto que se estarían usando fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause. 

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Investigar las posibles irregularidades con hacienda, de un ciudadano que ha disfrutado de cargo público, debe ser normal y mucho más lógico que investigar a un ciudadano sin ningún cargo público.

    El investigar las más que probables irregularidades sobre blanqueo de dinero conseguido de forma arto dudosa de un expersonaje público que ha disfrutado de un privilegio, más que dudoso, de inviolabilidad mientras ha estado en activo, no es una osadía es una obligación.

    Investigar a toda la familia del individuo, que ni disfruta ni ha disfrutado de ese privilegio y que gasta un dinero sin ninguna procedencia legal justificada, es otra obligación.

    Que niños sin oficio conocido, disfruten de coches de alta gama y caballos pura sangre con mantenimiento incluido y no tengan ninguna fuente ingresos, es más que sospechoso, es blanco y en botella que ponga leche de vaca.

    Si, para más INRI, el dador del dinero es Sanginés-Krause socio del hermano de Esperanza Aguirre en tramas inmobiliarias con residencia en paraísos fiscales, es de ordeñar la vaca.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre