Son muchas las horas que pasamos estresados y agobiados en casa, compartiendo tiempo con nuestra pareja más horas de lo que estamos acostumbrados y, claro eso se hace pesado y acaba pasando factura. La falta de actividad, tanto física como psicológica, durante el confinamiento no nos permite evadirnos ni un segundo de la situación que sufrimos en casa, por lo que en ocasiones puede convertir en un infierno la convivencia, y son muchos los pueden decidir por terminar con la relación, por su propia salud mental.

Diferencia entre divorcio y separación

Es frecuente encontrar a muchas personas que no saben la diferencia entre separacion y divorcio, e incluso utilizan ambos términos como si de sinónimos se tratase. Pero no, aunque a efectos comparten una gran similitud entre ambos, no significan lo mismo.

En primer lugar, la separación es el cese temporal del matrimonio, pero no significa que sea el fin de éste. Si en un futuro la pareja se acaba reconciliando, mantendrán todos los efectos que supone seguir casados. Se trata de una pausa, no de la extinción del matrimonio.

Por otro lado, el divorcio sí significa el fin del matrimonio, permitiendo a ambos cónyuges contraer un nuevo matrimonio con otra persona, es decir, como si nunca antes hubieran estado casados. En caso de reconciliación, la pareja debería volver a casarse para contraer matrimonio.

En definitiva, la gran diferencia entre ambos términos reside en si existe o no una completa disolución matrimonial.

Motivos principales de las separaciones o divorcios por el coronavirus

Para los abogados separacion significa el cese del sufrimiento para la pareja. En muchas ocasiones el matrimonio alcanza niveles nocivos para la salud mental de los cónyuges, por lo que una separación suele ser el único camino hacia una libertad ansiada.

No es de extrañar que los casos de separación o divorcio aumenten considerablemente durante la cuarentena. En China, el espejo donde se mira Europa y España para dilucidar un futuro cercano, los casos de disoluciones matrimoniales han aumentado, incluso más que en vacaciones o navidades. El patrón que comparte una cuarentena, las vacaciones de verano y las de navidad, es el mismo: el excesivo tiempo que pasamos con la misma persona.

Compartir tantas horas juntos y en un espacio reducido permite que florezcan asperezas y roces con mayor facilidad. Y si el matrimonio posee hijos pequeños, todavía peor, ya que aumenta la sensación de agobio, de estrés y de claustrofobia, al no poder evadirnos ni un segundo de lo que supone la cuarentena. Además, el cambio de rutinas y la falta de actividad física en los niños, consigue minar, todavía más, la moral de la pareja.

El desgaste es el principal motivo, pero existen otros factores durante esta cuarentena que multiplican los casos de divorcio, uno de ellos tiene que ver mucho con el factor económico. En muchos casos, la falta de trabajo, ya sea por despidos o por cese de la empresa, o por reducción de la jornada laboral, acarrea una importante pérdida económica, por lo que favorece una mayor desestabilización en la pareja. Por otro lado, los que siguen trabajando, acuden a sus hogares con una mayor carga de estrés por su puesto de trabajo, como es el caso de sanitarios, policías, cajeros de un supermercado, etcétera.

En los peores casos, muchos matrimonios pasan por momentos de alto estrés cuando tienen a un familiar cercano ingresado por el COVID-19, o peor, cuando se certifica el fallecimiento de los enfermos.

En todos estos casos observamos un aumento de la tensión familiar, que sumado a un posible deterioro de la relación matrimonial previo, puede acabar desencadenando en una separación o un divorcio.

Repunte de casos de divorcios en China

Una vez finalizado el periodo de cuarentena obligatoria en China, los casos de separaciones y divorcios se han disparado, formando largas colas en las oficinas para formalizar la nulidad del matrimonio.

Cierto es que la cultura oriental y española no son precisamente parecidas, pero una cuarentena “es igual aquí que en China”, por lo que las consecuencias de este confinamiento se presuponen que se encontrarán en manos de abogados.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre