El maquiavélico plan de Pablo Casado para que la Unión Europea bloquee los 140.000 millones en ayudas a la reconstrucción de España va camino de conseguir sus siniestros propósitos. Hoy mismo la Comisión Europea ha asegurado que va a observar “con atención”, es decir con lupa, el desarrollo de la reforma legal que prepara el Gobierno de coalición para modificar el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). La iniciativa legislativa de PSOE y Unidas Podemos pretende evitar el bloqueo sistemático de Casado a la renovación de los altos cargos judiciales, una maniobra torticera que sitúa claramente al Partido Popular fuera de la Constitución. En efecto, los artículos de la Carta Magna relativos al funcionamiento del Poder Judicial obligan al PP a sentarse a negociar, pero el líder conservador se resiste a hacerlo en una maniobra más para hacer tambalear al Gobierno de coalición.

En los últimos días tanto PP como Ciudadanos han llevado a Bruselas reiteradas quejas contra los planes del Ejecutivo Sánchez para reformar el proceso de selección de los vocales del CGPJ y estas denuncias no han caído en saco roto para las autoridades europeas. La UE acaba de advertir de que no debe comprometerse la independencia judicial ni dejar que el CGPJ sea percibido como “vulnerable a la politización” en un claro aviso a PSOE y Unidas Podemos. Un serio toque de atención que confirma que las constantes argucias de Casado en el exterior están dando sus frutos.

Según informa la agencia de noticias Europa Press, Bruselas está al tanto del anuncio del proyecto de reforma judicial anunciado en España, por lo que su intención es “observar con atención” cómo evoluciona este proceso, según informa el portavoz comunitario de Justicia, Christian Wigand, quien recuerda que el reciente informe sobre el Estado de derecho en España subrayaba la importancia de garantizar que el CGPJ “no sea percibido como vulnerable a la politización”.

Cabe recordar que recientemente la Comisión Europea publicó un informe en materia de independencia judicial que reprocha a España el retraso en el relevo del órgano de gobierno de los jueces y magistrados, cuyo mandato de cinco años caducó en diciembre de 2018. El documento viene a recordar que nuestro país corre el riesgo de situarse a la altura de los estados llamados gamberros como Polonia o Hungría, donde el sistema democrático de libertades y derechos fundamentales se encuentra seriamente amenazado por influencia de los partidos de extrema derecha. El propio Gobierno alemán de Angela Merkel ha situado a nuestro país como el nuevo problema de Europa, según informa el prestigioso medio americano Bloomberg, que cita fuentes de la cancillería en Berlín.

Respuesta de Moncloa

Nada más conocerse el serio aviso de Bruselas, el Gobierno Sánchez ha acusado al PP de mantener una actitud “antipatriota” y “desleal” contra España al “incendiar” en Europa el debate sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cuestionando la constitucionalidad de la reforma exprés impulsada por el PSOE y Unidas Podemos para rebajar las mayorías en la elección de parte del órgano de gobierno de los jueces.

Así lo han asegurado fuentes gubernamentales, censurando que a su juicio, “sin el más mínimo pudor”, el primer partido de la oposición pretenda “confundir” a los socios europeos en su intento de poner en solfa el “rigor de la democracia española”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre