Mucho se ha resistido el Comité Olímpico Internacional (COI) pero la realidad de la crisis coronavirus ha generado cordura ante la sinrazón defendida hasta estos días por el organismo presidido por Thomas Bach quien, hasta el día de ayer, afirmaba que la idea del aplazamiento no estaba sobre la mesa.

Sin embargo, la presión ejercida por importantes federaciones y comités olímpicos nacionales, además de las cifras de la propagación de la pandemia, ha conseguido que en la reunión del Comité Ejecutivo celebrada en la mañana de hoy se decidiera el aplazamiento de los Juegos Olímpicos. Varias potencias deportivas, como Estados Unidos, habían llegado a amenazar con no acudir a Tokio, por lo que el COI no se podía arriesgar a que se celebraran unas Olimpiadas más descafeinadas que las de Moscú o Los Ángeles, que sufrieron el boicot de varios países como consecuencia de la Guerra Fría.

El COI, de momento, no facilitará las fechas a las que traslada los Juegos y se da un plazo de un mes para poder estudiar, junto a los organizadores y patrocinadores, para buscar la mejor solución. Hay que recordar que Japón ya ha invertido más de 35.000 millones de dólares en el evento.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre