El último barómetro del CIS reconoce el desgaste del Gobierno de coalición por los Presupuestos y el apoyo de Bildu.  Ha funcionado, por tanto, el mensaje de la derecha de que al aceptar los votos de Bildu el Ejecutivo avala el terrorismo de ETA, aunque sea un bulo. Así, PSOE y Unidas Podemos se dejan un total de 0,7 puntos por el camino. Mientras, Vox y Ciudadanos se refuerzan. Eso sí, la diferencia de apoyos entre el PSOE y el PP sigue permitiendo a los de Pedro Sánchez formar gobierno.

El PSOE pierde dcuatro décimas y se queda en un 30,4%. Los de Pedro Sánchez siguen la tendencia descendente, si bien obtienen dos puntos más que en las últimas elecciones y sacan hasta 12 puntos al PP. Los de Pablo Casado mantienen su liderazgo en la oposición con un 18,6%, y pierden tres décimas respecto a octubre.

el barómetro del CIS de noviembre, realizado entre los días 3 y 12 de este mes, muestra cómo la extrema derecha logra recuperarse de los malos datos. También remonta Ciudadanos, que logra situarse al borde del 10% en intención de voto.

Quien sube es Vox. Los de Santiago Abascal se consolidan en la tercera plaza con un 13,2%, siete décimas más que el mes previo, en el que ya habían subido otras ocho. Cabe recordar que este barómetro se realizó un par de semanas después de la fallida moción de censura de Vox contra Sánchez, en la que se materializó el distanciamiento de Casado con los de Abascal.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorPresupuestos 2021, un lío entre españolistas
Artículo siguienteParoxismo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre