Un hecho es incuestionable: ante las multinacionales o tienes instrumentos de Estado o estás cocido. Digo esto porqué se está extendiendo entre los voceros del estado español, la falacia de que Nissan se marcha de Catalunya por culpa de los independentistas catalanes, añadiendo la mentira de que Puigdemont dijo en algún momento, que nos saldríamos de España aún que tuviéramos que salirnos  de Europa.  Que gran verdad es aquel refrán castellano que dice, “son capaces de ver la paja del ojo de los demás y no ven la viga en el suyo” ¿cómo se puede ser tan hipócrita?

Una Comunidad intervenida con competencias muy justas tiene la responsabilidad que tiene. Y seguro que Nissan ha decidido marchar por diferentes factores, pero que después de 40 años no haya ancho de vía europeo, ni corredor mediterráneo, ni enlace con el Puerto de Barcelona,… no es culpa de Nissan, ni tampoco responsabilidad de la Generalitat.

¿Dónde estaba el Estado Español cuando tenía que facilitar a las multinacionales construyendo infraestructuras que ayudaran a salir hacia Europa? ¿Dónde estaba cuando tenía que construir vías de entrada y salida del puerto de Barcelona, propiedad del Estado? ¿Dónde cuando desmantelaba el aeropuerto de Barcelona dejándolo sin vuelos trasatlánticos, para hacer el gran aeropuerto de Madrid? ¿Dónde estaba cuando en vez de potenciar el “Corredor Mediterráneo” gastaba los fondos europeos en construir su corredor “Madriterráneo”?

Estos son los factores que realmente deciden, el resto pura y simple palabrería. Cuando el Estado margina Cataluña en inversiones, ya sabe de sobras lo que hace. Me resulta del todo increíble la inocencia irresponsable, la postura aséptica y generalizada de las voces absurdas que comentan la cuestión de Nissan de forma falaz. Qué fluidez de comentarios y qué gran decepción.

Ahora todos estos trabajadores, “muy españoles y mucho españoles”, que vayan pensando por qué no quemaban los neumáticos cuando el gobierno Rajoy, en menos de 24 horas, creó un decreto que facilitaba la fuga de empresas de Cataluña. Por tanto la Consejera Chacón ha de que explicar lo que ha dicho Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona  y no inculpar exclusivamente a Nissan por su decisión.

El rey de España marcó el camino, yendo a visitar Renault y no Nissan la última vez. Franceses y españoles comparten intereses en este punto (España es un Estado y el Banco Central Europeo, de momento, le dará el dinero que haga falta más allá de si arruina Cataluña o no), años antes ya lo había hecho Zapatero invirtiendo en Valladolid y negando la ampliación de la factoría de Barcelona.

Directivos y trabajadores de Nissan han vivido esta deslealtad del Estado y hablan. ¿Dónde está el coraje cuando hace falta de verdad para abrir los ojos y querer mirar lo que hay para denunciarlo? ¿Creen que se puede prescindir de la patronal para salvar el país de la ruina a la que los somete   España, o quizás creen que algún céntimo que llegue de Europa llegará a Cataluña?

Sigamos con esa política, sigamos haciendo las inversiones de infraestructuras radiales, que cierran España en sí misma y lo que estamos lamentando hoy, se repetirá como ha pasado a lo largo de la historia de España.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre