El pasado 9 de marzo el Servicio Público de Empleo (SEPE) sufrió un ciberataque que bloqueó su página web y el sistema informático, por lo que se paralizaron todos los servicios que prestan a través de internet y también en las oficinas. La Inteligencia española sospecha que Rusia estuvo tras el ciberataque.

España es con Alemania el país de la Unión Europea con peores relaciones con el Kremlin en los últimos meses por la presencia militar española en el Mar Negro y ha tenido sus roces con el Kremlin desde que, a principios de febrero, Josep Borrell, representante de la UE para Asuntos Exteriores, viajó a Moscú y fue maltratado en público por Serguéi Lavrov, el jefe de la diplomacia rusa. El objetivo del ciberataque al SEPE parece estar relacionado con estos hechos y pretendía desprestigiar a la institución pública y al Estado

El Gobierno español se implicó en la polémica Borrell-Lavrov al declarar la ministra de Exteriores, Arancha González Laya que España es «una de las 23 democracias plenas del mundo» mientras «Rusia está en el puesto 124 de 167 países», la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia le respondió a González Laya agriamente y hasta la portavoz del presidente Vladímir Putin le dedicó un reproche.

El ciberataque provocó un retraso en la gestión de centenares de miles de citas en toda España, según el CSIF, y se sumó a los problemas que venía arrastrando el SEPE, tanto en materia de recursos humanos como de medios materiales.

Habitualmente este tipo de ataques se hacen con el propósito de obtener un rescate a cambio de restablecer su funcionamiento. Estos ciberataques suelen tener como objetivo a empresas, que a veces pagan a los ‘hackers’, pero no contra instituciones que no pueden ceder al chantaje.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre