El posicionamiento del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en favor de uno de los candidatos a encabezar las listas al Ayuntamiento de Madrid, ha sido fundamental para que un independiente que no es militante socialista haya ganado el proceso de primarias.

Pepu Hernández, el ex seleccionador de baloncesto sin ningún tipo de experiencia de gestión de una administración pública, sin ningún tipo de referencia de progresismo —incluso llegó a afirmar que «veía con mayor capacidad a Rajoy que a Zapatero»—, recibió el apoyo incondicional de Pedro Sánchez en este proceso de primarias, un hecho que ha decantado el resultado final frente a favor de Pepu Hernández frente a los otros candidatos, Manuel de la Rocha y Chema Dávila, quienes sí que son militantes.

El resultado no tiene discusión, puesto que el ex entrenador de Estudiantes (el equipo en el que jugó el actual presidente del Gobierno) arrasó en todos los distritos controlados por el aparato creado en el PSOE-M tras la defenestración de Tomás Gómez: Latina (87%), Vallecas (84%) o Vicálvaro (71%). Chema Dávila sí que ganó en Moratalaz y en Centro. De la Rocha no se hizo con ninguno de los distritos.

Por tanto, el resultado final fue:

  • Pepu Hernández: 2649 votos (64,2%)
  • Manuel de la Rocha: 590 votos (23,3%)
  • Chema Dávila: 353 votos (13,3%)

Volviendo a la elección de Hernández, el candidato de Pedro Sánchez, una vez conocidos los resultados, no quiso confirmar si iba a contar con sus dos adversarios en las listas. Esto podría ser un error, sobre todo tras el debate celebrado el pasado jueves, en el que se vieron las carencias políticas de Pepu frente a sus dos candidatos, además de su posicionamiento en favor de la Operación Chamartín o Campamento, lo cual, teniendo en cuenta la configuración actual del mismo que muy socialista no es, puesto que de todas las viviendas que se van a construir, sólo un 20% serán de protección pública.

Aunque Pedro Sánchez se presentó como el hombre de la militancia, en sus dos etapas ha tenido problemas para aceptar, incluso, el resultado de los procesos internos de elección cuando los militantes votaban a favor de candidatos que no eran de su agrado. Lo vimos en las municipales y autonómicas de 2015 y ahora también lo podemos comprobar con lo sucedido con las listas en Andalucía para las generales del 28 de abril, donde, a pesar de lo determinado por la militancia, las candidaturas estarán encabezadas por ministras y ministros.

Los paracaidistas de Pedro Sánchez

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − quince =