viernes, 18junio, 2021
19.4 C
Seville

El calor de la fraternidad

Joan Martí
Licenciado en filosofía por la Universidad de Barcelona. Máster en Dirección de empresa por la escuela industrial de Madrid Impartido por una empresa externa CONSULTORES ESPAÑOLES. 520 horas.
- Publicidad -

análisis

Ana Botín también cierra filas con el Gobierno: «España se va a salir del mapa»

La presidenta ejecutiva del Banco Santander, Ana Botín, asegura que en los próximos meses España "se va a salir del mapa" y que el...

Para desgracia de Casado, hay deshielo con Cataluña, la patronal apoya los indultos y Bruselas está con Sánchez

Todo son buenas noticias para el Gobierno de coalición. La campaña de vacunación contra el coronavirus avanza como un tiro, el histriónico montaje de...

El Repaso del 17 de junio: Manuel Dominguez presenta documentación inédita ante la Audiencia Nacional, los fondos europeos, el apoyo del Congreso a los...

Como cada día, en El Repaso, analizamos la actualidad en directo de la mano de nuestros lectores. Aquí puedes ver El Repaso completo y...

Pablo Casado y lo poco que dura la alegría en la casa del pobre

Poco dura la alegría en la casa del pobre. Una frase que le viene al pelo a Pablo Casado. Desde que fracasaran los intentos...
- Publicidad-

Es verdad que los fuertes sentimientos fraternales que engendra la lucha colectiva contra el covid-19 han llevado a mucha gente de bien a esperar equivocadamente que una nueva comunidad, junto con un nuevo hombre, podría surgir de allí. “De la fraternidad no se come, pero con la fraternidad se puede construir una comunidad política” escribe Enric Juliana.

¿Por qué equivocadamente? La esperanza de que “una nueva comunidad” surja de esta lucha colectiva  “es una ilusión por la simple razón de que ninguna relación humana es más transitoria que este tipo de hermandad, que sólo puede actualizarse bajo condiciones de peligro inmediato para la vida” Estamos en guerra, no debemos deponer las armas, dijo el Jefe de Gobierno. “El enemigo no está a las puertas», «Penetró hace ya tiempo en la ciudad. Ahora la muralla para contenerlo está en todo aquello que hemos puesto en pie como país, como comunidad».

Es perfectamente cierto que en la acción coordinada solidaria, el individualismo es el primer valor que desaparece; en su lugar, encontramos una forma de coherencia grupal que es percibida más intensamente y que se muestra como un lazo más fuerte, aunque menos duradero, que cualquier variedad de amistad.

“Sentimientos fraternales”, “coherencia grupal más duradera que cualquier variedad de amistad”, estos términos anuncian sin ambigüedad la naturaleza esencialmente antipolítica del lazo en cuestión: la fraternidad es un lazo que suelda en su “calor” a los excluidos, que aglutina en la oscuridad a quienes tienen vedado el acceso a la luz de lo público. Si la visibilidad, la luz, es la esencia de lo público, la calidez es el sustituto del que disponen los excluidos del espacio público.

El amor, como la compasión y la fraternidad son relaciones esencialmente impolíticas, cuando no antipolíticas; cada una a su manera daña lo público cuando se pretende erigirla en su criterio, cada una a su manera se desvirtúa en tanto pasión en el camino de su traducción a la publicidad. Tienen en común su pertenencia a la oscuridad, su exclusión del dominio de lo público.

La fraternidad que echa de menos Enric juliana y que la Revolución Francesa agregó a la libertad e igualdad que siempre fueron categorías de la esfera política del hombre, esa fraternidad tiene su lugar natural entre los reprimidos y perseguidos, los explotados y humillados. El humanitarismo de la hermandad raramente conviene a aquellos que no pertenecen al grupo de los insultados o heridos y sólo pueden compartirlo a través de la compasión.

La compasión es la pasión despertada por el sufrimiento ajeno, singular, que sólo puede penetrar desde fuera en el terreno oscuro de la hermandad. El espacio político es precisamente espacio, distancia, “sin intimidad ni cercanía”; la igualación de lo público es más “fría”, instaura y mantiene una distancia entre los hombres en la cual éstos se muestran en su singularidad. El calor de la fraternidad anula la singularidad.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La Diócesis canaria reacciona y retira de su parroquia al padre Báez por culpar a la madre del parricidio de Tenerife

Al fin ha reaccionado la Diócesis de Canarias y, a través de un comunicado, ha informado de su decisión de apartar al padre Báez...

Otra ciberdiplomacia es posible

Los profanos en la materia creemos que la diplomacia se resuelve en cumbres de mandatarios, donde una foto de un apretón de manos entre...

El juez del caso Kitchen imputa al ex jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, José Luis Olivera

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón ha citado al ex jefe de la UDEF, José Luis Olivera para que declare como investigado...

Redistribuir la riqueza, así nadie queda atrás

Entre los miles y miles de personas que forman a diario las llamadas “colas del hambre”, -porque acuden a los bancos de alimentos y...
- Publicidad -

lo + leído

La Diócesis canaria reacciona y retira de su parroquia al padre Báez por culpar a la madre del parricidio de Tenerife

Al fin ha reaccionado la Diócesis de Canarias y, a través de un comunicado, ha informado de su decisión de apartar al padre Báez...

Otra ciberdiplomacia es posible

Los profanos en la materia creemos que la diplomacia se resuelve en cumbres de mandatarios, donde una foto de un apretón de manos entre...

El juez del caso Kitchen imputa al ex jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, José Luis Olivera

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón ha citado al ex jefe de la UDEF, José Luis Olivera para que declare como investigado...

Redistribuir la riqueza, así nadie queda atrás

Entre los miles y miles de personas que forman a diario las llamadas “colas del hambre”, -porque acuden a los bancos de alimentos y...