Los peores augurios se han cumplido y la división de los partidos de la izquierda ha terminado con un resultado que entrega la alcaldía de Madrid al trifachito: PP-C’s-Vox. Durante el recuento las filas de Más Madrid hablaban de prudencia e, incluso, llegaron a afirmar que lo veían muy negro cuando aún el escrutinio daba una mayoría holgada.

La izquierda se dividió en cuatro candidaturas para el Ayuntamiento de Madrid y, finalmente, la candidatura encabezada por Carlos Sánchez Mato ha sido quien ha decantado los resultados porque sus 40.000 votos no han servido para nada, más que para entregar el consistorio de la capital a las derechas de la Plaza de Colón. ¿Por qué Pablo Iglesias apoyó a esta candidatura y no a la de Manuela Carmena? ¿Valió más el cainismo o la revancha contra Íñigo Errejón que la inteligencia política?

Por otro lado, el objetivo principal de los candidatos de la derecha no era otro que desalojar a Manuela Carmena de la alcaldía. Por tanto, un pacto Martínez Almeyda, Villacís y Ortega Smith parece fácil de lograrse.

En otro orden, el experimento de presentar a Pepu Hernández para la alcaldía ha sido un desastre para el Partido Socialista, puesto que ha obtenido peores resultados aún que en las municipales de 2014.

En consecuencia, el cainismo de la izquierda ha vuelto a dar la victoria a la derecha. ¿Es que no aprenden?

1 Comentario

  1. Contesto al analista productor del artículo con mi análisis personal: La deriva derechista y personalista de la Sra. Carmena deshaciendo Ahora Madrid y la aparición del quintacolumnista Sr. Errejón han aflorado de nuevo la derecha capitalina. A la Sra. ya no le queda tiempo para pasar al PxxE pero al Sr. le veremos con el tiempo como a otros «izquierdistas» en el partido del Sr. Gonzálex. Me disculpen los señores y señoras auténticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + 9 =