Según la OMS, si se llevan a cabo los cuidados y medidas necesarias para operar con los cadáveres, no deberían producirse infecciones. «Salvo en casos como los de las fiebres hemorrágicas -como el ébola o la fiebre meorrágica de Marburgo, o el cólera, los cadáveres no suelen ser infecciosos», afirma la Organización Mundial de la Salud.

«Solamente pueden serlo los pulmones de los pacientes con gripe pandémica si se manipulan de manera incorrecta durante una autopsia. De otro modo, los cadáveres no transmiten enfermedades», señalan.

Según la OMS, el hecho de que la persona fallezca no significa que lo haga el virus, pues en el caso de enfermedades respiratorias agudas, los pulmones y otros órganos «pueden seguir albergando virus vivos». En este caso, explican que se liberan a través de los procedimientos de autopsia.

Según la Organización Mundial de la Salud, «está muy extendida la creencia de que es preciso incinerar a las personas que han muerto de una enfermedad transmisible, pero esto no es cierto. La incineración es una cuestión de elección cultural y de disponibilidad de recursos», señalan.

¿Se pueden celebrar funerales?

Sobre la celebración de funerales, la OMS no censura que se celebren, pero requiere que se hagan con ciertos cuidados. «Si la familia desea solamente ver el ccuerpo, sin tocarlo, puede hacerlo siempre que tome en todo momento las precauciones normalizadas, en particular la higiene de las manos. Hay que dar instrucciones claras a la familia de no tocar o besar al cadáver».

Quienes deben tener protección especial en un entierro, son las personas que colocan el cuerpo en la tumba o nicho, señala la OMS.

Esta información, según señala la BBC, es de gran relevancia en países como Ecuador, donde reconocen estar atrasados en el sistema exequial y no cuentan con guías del gobierno para hacer la labor respecto a la gestión de los cadáveres.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre