Marcelo Luján, con el galardón, que debía haberse entregado en la Feria del Libro de Madrid. Foto: Paul Viejo.

Los instantes fugaces de dicha y los deseos nunca alcanzados, protagonistas absolutos de los cinco relatos del escritor bonaerense Marcelo Luján (1973) recogidos en La claridad, han sido reconocidos por el jurado que ha presidido el VI Premio Ribera del Duero de relatos, que desde su impulso por la editorial Páginas de Espuma se ha aupado por méritos propios como el galardón más prestigioso a nivel nacional de literatura breve.

La claridad son un conjunto de cinco cuentos que dan cabida a todo aquello que deseamos con ansia y jamás es alcanzado por mucho que se busque. También aglutinan los miedos y los arrebatos, el amor y la traición y los pequeñísimos instantes de dicha que cualquier ser humano siente pero en muchas ocasiones no es consciente de su presencia. El jurado del premio ha destacado que Luján ha obrado “con un particular y resuelto manejo del lenguaje, de la voz narrativa y de los registros”. Sus personajes, ya sean libres o condenados, son siempre eternos, integrantes de unas historias tan inesperadas como extraordinarias, violentas y terrenales, “que se combinan para mostrar el lado más afilado de la belleza”, apuntan en la editorial Páginas de Espuma.

El jurado del premio ha destacado que Luján ha obrado “con un particular y resuelto manejo del lenguaje, de la voz narrativa y de los registros”

El jurado del premio ha valorado la minuciosidad en narrativa y la mirada perturbadora de Luján, proyectadas en un libro muy persuasivo, que pone de manifiesto un cuestionamiento del idioma y una poética del desarraigo. En palabras del escritor Fernando Aramburu, presidente del jurado, “estos cinco cuentos, de factura impecable, invitan a una experiencia de lectura no exenta de una gustosa perversión, al inquietarnos con unas historias que dentro de la literatura resultan placenteras, intensas, fascinantes, mientras que trasladadas a nuestra vida serían para echarse a correr”.

Además de Aramburu, el jurado del galardón lo integran también otras reconocidas figuras de las letras hispanas como Clara Obligado y Óscar Esquivias, y representantes del Consejo Regulador y de la editorial Páginas de Espuma. Al premio se han presentado un total de 1.079 autores procedentes de 30 países. Luján ha obtenido el premio por unanimidad del jurado.

El galardón se debía haber hecho público el pasado marzo, pero la crisis sanitaria como consecuencia de la pandemia y el confinamiento obligaron a retrasar el acto de entrega de un premio que tradicionalmente se presenta en la Feria del Libro de Madrid. Es la primera vez que el libro ganador está ya editado y publicado en el momento de la rueda de prensa, que se ha celebrado este martes 7 de julio.

Compromiso “infranqueable” con la cultura

El editor de Páginas de Espuma, Juan Casamayor, ha señalado que están “encantados” de poder entregar a Marcelo Luján “por fin este merecido premio, que fallamos hace meses, pero que ha permanecido cautivo por esta situación tan incierta que hemos vivido”. El editor ha añadido que el compromiso de la denominación Ribera del Duero con la cultura es “infranqueable”. Además, se ha logrado hacer de este galardón una cita “imprescindible, se ha convertido en una absoluta referencia”, añade Casamayor. “El premio se ha consolidado, hasta convertirse en una referencia en la actual geografía literaria en español. Ha ganado visibilidad, prestigio, reconocimiento y presencia, lo que refleja su gran acogida, la alta participación”, señala el editor de Páginas de Espuma.

Marcelo Luján, que reside en Madrid desde hace dos décadas, trabaja actualmente como coordinador de actividades culturales y talleres de creación literaria. Ha publicado los libros de cuentos Flores para Irene (Premio Santa Cruz de Tenerife 2003), En algún cielo (Premio Ciudad de Alcalá de Narrativa 2006) y El desvío (Premio Kutxa Ciudad de San Sebastián 2007). Ha publicado también libros de prosa poética Arder en el invierno y Pequeños pies ingleses, y las novelas La mala espera (Premio Ciudad de Getafe de Novela Negra 2009 y segunda Mención del Premio Clarín 2005), Moravia y Subsuelo (Premio Dashiell Hammett 2016, entre otros). Parte de su obra fue seleccionada en campañas de fomento a la lectura y traducida al francés, italiano, checo y búlgaro.

El Premio Internacional Ribera del Duero fue convocado en 2008 por el Consejo Regulador, durante el XXV Aniversario de esta Denominación de Origen. El certamen literario, de carácter bienal, está organizado en colaboración con la Editorial Páginas de Espuma. Ribera del Duero dedica su galardón al relato breve por ser este un género literario que guarda muchas similitudes con el arte de la elaboración de un vino de calidad. Un Ribera, como un buen cuento, requiere en su creación del empleo de una técnica exquisita y se reduce a la esencia, eliminando todo lo superfluo. El cuento y el vino son obras que reflejan la creatividad del artista que las ha creado y necesitan de la complicidad de quien las descubre, quien las degusta, para mostrarse en toda su intensidad. Ambas se mantienen vivas, incluso mejoran con el paso de los años.

Autores consagrados de la literatura latinoamericana como Marcos Giralt Torrente, Samanta Schweblin, Guadalupe Nettel, Antonio Ortuño o Javier Sáez de Ibarra han sido los ganadores de ediciones anteriores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre