martes, 31enero, 2023
7.8 C
Seville

El Banco de Inglaterra se convierte en ejemplo de verdaderas finanzas verdes

El supervisor británico se está convirtiendo en un referente a seguir en lo referente a la descarbonización del sistema financiero

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El Banco de Inglaterra ha publicado un documento de consulta sobre Opciones para «enverdecer» su esquema de compras del sector empresarial (PBC). Este documento, al que Diario16 ha tenido acceso, pretende definir cómo el supervisor descarbonizará sus compras de activos, una medida que ya fue anunciada en 2020 y confirmada en marzo de 2021 cuando se actualizó el mandato del Banco de Inglaterra para incluir la acción climática. 

Si el programa CBPS es pequeño, alrededor de 20.000 millones de libras, este proceso sentará las bases del enfoque climático del Banco de Inglaterra y es probable que influya en otros bancos centrales que han estado considerando medidas similares, como el Banco Central Europeo (BCE). Si bien el enfoque del Banco de Inglaterra es interesante, se han identificado algunos errores que deberían corregirse.

Del 21 de mayo al 2 de julio de 2021, el Banco de Inglaterra abrió una consulta pública sobre «opciones para hacer más ecológica» de su PBC. El Banco implementará su nuevo enfoque al respecto en el cuarto trimestre de 2021.

Un enfoque de ecologización basado en tres principios 

El enfoque establecido por el Banco de Inglaterra en su documento se basa en tres principios:

  1. «Incentivar a las empresas para que tomen medidas decisivas para lograr el cero neto» : aunque las exclusiones y desinversiones podrían ser parte del conjunto de herramientas del Banco, tiene la intención de impulsar a las empresas a alinearse con el cero neto priorizando el compromiso. La desinversión se presenta principalmente como una amenaza si las empresas no se adaptan con el tiempo.
  2. «Predicar con el ejemplo, aprender de los demás»: El Banco espera que aprender de los inversores que ya han desarrollado sus propias estrategias neta de cero y para ver su propio enfoque ser utilizado por los inversores.
  3. «Incrementar nuestros requisitos con el tiempo»: las políticas del Banco no permanecerán estáticas en el tiempo. El Banco primero establecerá requisitos mínimos y luego evolucionará estos requisitos con el tiempo.

Si bien estos principios parecen, en general, apropiados, varias de sus características corren el riesgo de debilitar gravemente el enfoque del Banco de Inglaterra.

El cronograma y los requisitos del compromiso siguen sin estar claros 

Para colaborar con las empresas, el Banco debe establecer requisitos de elegibilidad ambiciosos. Las estrategias de participación deben estar especialmente vinculadas a plazos claros y, si no tienen éxito, dar como resultado la desinversión

Para monitorizar el progreso de la empresa, el Banco de Inglaterra debe exigir objetivos a corto plazo (dos y cinco años), y no solo a largo plazo. El Banco debería, además, considerar establecer requisitos y cronogramas más ambiciosos para cualquiera de las empresas más intensivas en carbono que no estén excluidas de sus compras.

Además, el compromiso efectivo requiere una gran cantidad de recursos y no está claro que tenga la capacidad y las herramientas para ejercer una presión efectiva sobre las empresas a través del compromiso . El Banco de Inglaterra, por tanto, debe describir con precisión las herramientas que pretende utilizar y los recursos internos que se dedicarían a interactuar con las empresas y seguir sus planes climáticos.

Una dependencia excesiva del compromiso 

Al excluir y desinvertir, el supervisor británico enviará una fuerte señal a otros inversores, así como a empresas y consumidores. Sin embargo, el Banco de Inglaterra pasa por alto su responsabilidad de dar ejemplo y la eficacia de las estrategias de desinversión. 

Además, el Banco parece sobrestimar significativamente su capacidad para influir en las empresas a través del compromiso. Teniendo en cuenta que solo un pequeño número de empresas ya están alineadas con una trayectoria de 1.5C, no debe dudar en excluir y desinvertir de las actividades que están en desacuerdo con la transición y las empresas que no están dispuestas a hacerlo.

Las exclusiones de combustibles fósiles también ayudarían al Banco a reducir su exposición a los riesgos relacionados con el clima. Esto es aún más cierto para los proyectos nuevos, que corren el riesgo de cerrarse antes de que se hayan amortizado.

Si el Banco identifica claramente al carbón como un sector del que se debe desinvertir, parece dejar de lado otros combustibles fósiles. Sin embargo, también existen argumentos muy sólidos para las exclusiones del petróleo y el gas. La Agencia Internacional de Energía (AIE) destaca que una nueva exploración y producción de combustibles fósiles más allá de lo que ya se ha comprometido en 2021 es incompatible con el objetivo neto cero. El informe de la brecha de producción de la ONU, al que se hace referencia en el documento del Banco de Inglaterra, indica que la producción mundial de combustibles fósiles debería caer en un 6% cada año desde 2020 hasta 2030 para llegar a 1,5 ° C.

Por tanto, el Banco de Inglaterra debería excluir a las empresas:

  • Que estén involucradas en cualquier nuevo proyecto de combustibles fósiles, o;
  • Para quienes la mayoría de los ingresos se derivan de cualquier actividad de combustibles fósiles, o;
  • Que están significativamente involucrados en carbón o petróleo y gas no convencionales.

Considerar todas las emisiones y establecer los objetivos correctos

El Banco de Inglaterra parece demasiado cauteloso en la contabilización de las emisiones de alcance 3. Estas emisiones representan una parte muy significativa, y a veces abrumadora, de las emisiones de GEI y deben integrarse lo antes posible. 

Para cualquier actividad intensiva en carbono, incluido el sector de los combustibles fósiles, las emisiones de alcance 3 deben considerarse de inmediato. Esto también es cierto para el sector financiero, donde, como ha demostrado el Programa de Divulgación de Carbono, las emisiones de alcance 3 serían aproximadamente 700 veces mayores que las emisiones de alcance 1 y 2.

Al monitorizar su propio progreso climático, el Banco de Inglaterra debe establecer una meta ambiciosa y de corto plazo para que los activos estén completamente alineados con la transición. 

Las metas absolutas de emisiones e intensidad en un momento determinado deben utilizarse como objetivos anuales, mientras que una meta de alineación más amplia, como el aumento de temperatura, debe definirse a corto y mediano plazo.

Al ecologizar sus compras corporativas, el Banco de Inglaterra podría ser un ejemplo a seguir por los principales bancos centrales de todo el mundo. Sin embargo, su enfoque actual depende demasiado del compromiso y es demasiado indulgente con los combustibles fósiles

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído