El Gobierno de Ada Colau facilitará un servicio de canguros gratuito dirigido especialmente a las familias monoparentales y con pocos recursos económicos. El objetivo es que esto facilite la incorporación al mundo laboral, o a cursos de formación, a las madres que tienen que sacar a sus hijos adelante estando solas. El ayuntamiento destinará 325.000 euros a un proyecto piloto que durará cinco meses y que se implantará en algunos de los barrios más pobres de la ciudad. Según el Instituto Nacional de Estadística son casi 2 millones el número de familias monoparentales que hay en todo el Estado. Una familia monoparental puede estar formada tanto por un hombre como por una mujer con hijos a su cargo. Pero la realidad es que el  83% de estas familias están encabezadas por una mujer.

Vulnerables

Desde la Federación de Asociaciones de Madres Solteras (FAMS) la presidenta Carmen Flores hace un diagnostico que invalida la idea de que estas mujeres son responsables, en cierto modo, de su situación de vulnerabilidad: “somos pobres porque las administraciones públicas no legislan de manera adecuada”. La presidenta de FAMS alude a la importancia de un colectivo que se está responsabilizando de sacar adelante, con mucho esfuerzo y sin ayudas,  a gran parte de una generación: “somos mujeres que aportamos valor a la sociedad a través de nuestra maternidad, aportamos capital humano. Esto es un bien social que no está ni reconocido ni protegido”.

Sin recursos

La presidenta.de la FAMS en Cataluña, Sonia Bardají, no entiende que el ayuntamiento saque adelante un proyecto así después de retirarles a ellos las subvenciones. Ya que desde el centro daban cobertura anualmente a más de 200 madres solteras que podían dejar allí a sus pequeños: “desde la Generalitat no había ninguna ley que amparase a los niños de 0 a 3 años, ese fue el argumento para dejarnos sin recursos, para ahora proponer algo que nosotros ya hacíamos”, explica la presidenta de FAMS en Cataluña.

Madre soltera

Sonia además de responsable en FAMS es madre soltera y ha sacado a sus tres hijas adelante: “cuando vino el embarazo múltiple, él me dejó. Me encontré que las guarderías no cubrían a madres solas”. Este es el drama que se encuentran muchas de estas madres a la hora de incorporarse a la actividad laboral. Además, tienen que enfrentarse a los prejuicios de una sociedad que estigmatiza a este tipo de familias: me sentí muy juzgada. Cuando mis hijas comenzaron el instituto las recibieron como a niñas problemáticas, y no lo son”.

En situación irregular

Muchas de las madres solteras son extranjeras en situación irregular lo que supone un desamparo total y la necesidad de ingeniárselas solas. “Hay madres que se quedan con cuatro hijos en casa mientras las demás van a trabajar”, explica Sonia. Otro de los aspectos que desampara a este colectivo es la necesidad de poner una denuncia a sus parejas para conseguir el carnet de familia monoparental:DD “muchas no lo hacen por miedo a las represalias”, En un tiempo donde nos hemos acostumbrado a que la responsabilidad de criar y cuidar de los pequeños se extienda de padres a abuelos, conviene no olvidar que paralelamente se ha extendido otro modelo de familia reducido hasta el límite: el de las familias monoparentales. Mujeres que asumen solas la responsabilidad más compleja que como seres humanos se nos ofrece: la de criar un hijo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre