Planta Citroën Vigo. Foto: Flickr

Hace pocos días el presidente del Puerto de Vigo, Enrique López Veiga manifestaba que “Vigo es cada vez más un puerto de automoción, más que de pesca, siendo ésta importante para la economía local y que hay que cuidar, pero el sector del automóvil está muy fuerte tras las fusiones de PSA y la llegada de Toyota”. Esto se dice del que fuera uno de los principales puertos pesqueros del mundo.

Creada en 1958, de la planta viguesa de Citröen en Balaídos, (PSA Groupe Peugeot-Citröen, ahora PSA-FCA tras la unión con Fiat Chrysler Auto Automobiles) salían en 1960 un total de 3.500 vehículos que fabricaban 500 trabajadores. En 2018 se fabricaron 398.400 unidades, un 8 por ciento menor que lo producido en 2017 y lejos de lo previsto por la propia empresa para ese ejercicio, 410.000

Otras cifras de la que se considera una de las estrellas del Grupo PSA-FCA son igualmente inquietantes: su plantilla, trabajadores fijos, en 2019 era de 5.400 frente a los 10.000 que tuvo en 2009, año en el que batió su récord de producción: 530.000.

Este es solo uno de los importantes registros del preocupante comportamiento del sector del automóvil en España, turismos, comerciales e industriales, en los últimos dos años que pierde producción en todos los segmentos y solo salva el expediente en exportación, incremento en turismos del 0,3%, un total de 1.873.085. Solo Francia y Alemania importaron el año pasado 858.591 unidades.

En 2018 se produjeron en nuestro país 2.819.565 vehículos, de los cuales 2.215.599 fueron turismos, un 1% menos que en 2017.

Con 17 plantas de producción, el automóvil en España emplea, directa e indirectamente a 400.000 personas, el 9% del total de la población activa y supone el 8% del total del PIB. Más de la mitad de comunidades autónomas cuentan con plantas y algunas con varias de diferentes marcas. Por ejemplo, Castilla y león con tres, IVECO, Renault, 2 y Nissan. Madrid, PSA-Citröen e IVECO y Catalunya, Seat (Grupo Volkswagen. Cuenta con otra planta en Pamplona) y Nissan.  De la factoría de Mercedes Benz en Álava, por ejemplo, salen furgonetas VITO y Clase V para el mundo entero, incluidos algunos de los los taxis de Londres.

Datos y cifras para ponderar una realidad

La producción de vehículos de turismo, comerciales e industriales en España en 2018, facturó 66.550 millones de euros que supusieron una recaudación fiscal de 30.000 millones.

La inversión de los fabricantes ascendió a 3.000 millones y los ingresos por adquisición de vehículos nuevos registró un incremento del 10,5%, 2.000 millones más respecto al ejercicio anterior y en un año en el que no existían planes de ayuda ni estímulos a la compra.

En 2019, y acaban las cifras, existe un dato preocupante y que lleva la luz a una de las circunstancias más preocupantes del sector: la falta de concreción sobre los planes de los distintos gobiernos y administraciones cuyas decisiones inciden en el sector.

Ese año citado, el número de coches diesel matriculados fue de 185.598 frente a los 193.230 de 2019, es decir, un 9,2%.

En julio de 2018 la actual vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica declaraba lo siguiente: “El diesel tiene los días contados”. Con ello, a mitad del ejercicio, creó una situación de incertidumbre tan grave que obligó a los concesionarios a malvender parte del stock acumulado de este tipo de vehículos y a generar una preocupación entre los compradores recientes. “Los días contados”, no fueron contados por la ministra o no los contó al público.

Posteriormente se han hecho públicas las previsiones de finalización de la producción de vehículos a motor alimentados por combustibles de origen fósil. Ahora las previsiones son más concordantes pero al principio cada uno decía una cosa, España, la Unión Europea… con lo que el desconcierto se convirtió en pánico entre productores y clientes. Y en gran malestar.

Los datos y las cifras antes se apuntaron, ahora toca tomar decisiones de índole política. El automóvil no es una charlotada en el país más aún teniendo en cuenta que la amenaza se encuentra a pocos kilómetros mediando el Estrecho de Gibraltar: Marruecos y Argelia.

En el primer país citado, Renault cuenta con dos factorías de las que salen 200.000 vehículos al año y Peugeot pondrá en funcionamiento una nueva fábrica.

En el segundo caso, Argelia, Renault y Seat ya producen coches en ese en ese país. Y ojo con Egipto. No creo que sea necesario traer a cuento las diferencias salariales y de costes de producción entre España y el norte de África.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre