Es repugnante, tener que sentarte cada día ante el ordenador para escribir de modo impecable, maravilloso, dispuesto a conmover a las estrellas y hacer bailar a los osos con una misma frase.

Siento una añoranza increíble de cuando escribir sólo era jugar. Porque de eso se trataba. De eso todavía se tendría que tratar. Juego, y juego a jugar. El arte es un juguete y además a Machado, que ahora tiene una exposición deslumbrante en la sede central del Instituto Cervantes en Madrid, no le importa.

¿Qué mas da si escribo viejo y las teclas bailan y el viejo se convierte en un viaje? ¿Qué importa que te digan que escribes maravillosamente si los superventas españoles -esos que comen a diario y llegan a final de mes sin ataques de pánico a partir del día 16- manejan la pluma como si fuera un arado.

La pluma es un arado, plantamos calabazas, las vendemos… y a zampar.

Miro con envidia a mi compañero, y en cierto modo también amigo, el señor Tigre Manjatan, Arturo, Art Briz, el hijo de un juez del Supremo, el borracho, el que escribe de sucesos y de coches velocísimos y firma novelas golfas tecleadas a la máxima velocidad: Pelonegro. Él sí que se lo sabe montar.

-Pero, ¿de qué vas, Puebla? Si Tigre Manjatan eres tú.

-¿Yo? Já. Como máximo soy su negro, uno de sus negros (es notorio que tiene más). Si en un artículo mío sale viaje en lugar de viejo mis pocos y fieles lectores levantan el teléfono para avisarme, y si les digo que prefiero no corregirlo se comienzan a preocupar.

La libertad.

La no responsabilidad.

Las flores salvajes antes que las de invernadero.

Ojalá yo fuese Tigre Manjatan, como se asegura en los mentideros, ojalá yo condujese un Corvette del 63 y viviese en el Callejón de los Milagros de Mad Madrid City y fuese el autor de Pelonegro….

Ya me he desahogado, señoras y señores. Discúlpenme. A paseo con ser Tigre Manjatan o la Mona Lisa. Soy, al menos ahora mismo, sólo Javier Puebla: lo acepto. Ya está.

La relación más importante, la única incontestable, es la que mantiene una persona consigo misma. Y es por ello que hay que saberla cuidar.


https://www.elcorteingles.es/libros/A28765253-pelonegro-9788416953134/

https://www.amazon.es/Pelonegro-Novela-deshuesada-Tigre-Manjatan/dp/8416953139

https://libros.cc/Pelonegro.htm

 

(Mecanogría: MDFM)

Compartir
Artículo anteriorOtra día negro de terrorismo machista: Asesinadas dos mujeres en Lugo y en Granada
Artículo siguienteEl síndrome de Greta
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here