Campaña original del Día del Orgullo 2019

Ya se nota cómo Vox es quien realmente manda en las instituciones gobernadas por el «trifachito». El mejor ejemplo de ello lo tenemos en el Ayuntamiento de Madrid donde el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha demostrado su poca talla política al aceptar las reivindicaciones de Vox en referencia a dar visibilidad al día del Orgullo Gay que se celebra hoy.

En primer lugar, ha desvirtuado el mensaje que se quería dar en esta edición de 2019: dar visibilidad a los miembros de la comunidad LGTBi mayores, los que, además del estigma social, tuvieron que soportar la persecución por parte del régimen franquista. La concejala de más Madrid, Rita Maestre, en declaraciones a la Cadena Ser, dijo que el «gobierno del Partido Popular, de Ciudadanos y de Vox ha comenzado el Orgullo censurando la campaña institucional que estaba pensada y trabajada desde hace tiempo. A mí me parece que es una indecencia censurar los mensajes que hacen referencia, precisamente, a la trayectoria de esas personas, y a la memoria de esas personas que son las que nos han hecho disfrutar de derechos que hace 30 años eran impensables».

El lema de la edición de este año era «Nuestro mayor orgullo» que en las banderolas iba acompañado de un mensaje de reconocimiento y visibilización que pusiera de manifiesto lo que las personas pertenecientes a este colectivo han tenido que luchar a lo largo de los años para lograr el reconocimiento de sus derechos. Sin embargo, el consistorio de Martínez-Almeida ha cedido a las pretensiones homófobas de la extrema derecha y ha retirado esos mensajes dejando sólo los del lema principal.

La segunda cesión a Vox ha sido la de apartar a un lateral del Ayuntamiento la bandera arcoiris para sustituirla por una enorme bandera de España. Según afirmó Santiago Abascal en Twitter, si el alcalde quería mostrar que la capital «respetaba los derechos de todos, al margen de su orientación sexual» se debía retirar la enseña de la diversidad para colgar una bandera de España porque, para el líder de Vox, la comunidad LGTBi no es más que un «lobby que odia a todo el que no piensa como ellos». ¿Abascal hablando de odio?

La justificación de este cambio por parte del Ayuntamiento no puede ser más rocambolesca, puesto que el lugar elegido para colocar la bandera arcoiris (en el lateral izquierdo de la fachada) es consecuencia de que no quieren que afecte a los relieves arquitectónicos.

Vox ya intentó llevar el desfile del Orgullo a la Casa de Campo e, incluso, llegó a amenazar con su celebración. Lo peor, sin embargo, es la cesión a la homofobia que hacen tanto el Partido Popular como Ciudadanos sólo para contentar a un partido de extrema derecha, a una formación que odia de verdad a quienes no piensan como ellos.

1 Comentario

  1. Vox tiene gais y lesbianas como los hay en todos los partidos politicos,pero eso si,tiene a sus gais y lesbianas en el armario y de vez en cuando les sale algun pederasta y corruptor de menores y discapacitados.Hipocritas!Ardereis en los infiernos,en la proxima voda os reencarnareis en cucarachas y sabandijas,mucho golpe de pecho,mucha misa catolicia,pero los de Vox sois anticristianos y antihumanos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre