La Fundación Británica del Pulmón ha realizado un estudio que revela que dos millones de personas en Reino Unido, que sufren de afecciones respiratorias como es el asma, han experimentado una reducción notable en sus síntomas a causa de la mejora de la calidad del aire durante el confinamiento.

Una de cada seis personas se encuentra mejor

Según el estudio, una de cada seis personas con afecciones pulmonares ha notado mejoras en su estado de salud durante el tiempo que ha durado el confinamiento ante la pandemia de COVID-19.

En los niños, los datos son mejores

Respecto a los niños, uno de cada cinco -según sus padres- han afirmado haber notado mejoría.

Los pacientes que sufren de asma han reportado alivio de sus síntomas en uno de cada cuatro casos consultados.

La calidad del aire influye

Según se ha señalado ya, en reiteradas ocasiones durante la pandemia, la calidad del aire ha mejorado debido al confinamiento. En Reino Unido, concretamente, de los 12 millones de personas que viven con afecciones como el asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, alrededor de 5,4 millones están recibiendo tratamiento.

Reducción en atención en los hospitales

Según el estudio, el número de visitas a los departamentos de emergencia de los hospitales británicos por cuadros de asma se ha reducido a la mitad durante el confinamiento. Así lo ha afirmado la Public Health England. Sin embargo, no queda claro si la razón principal es que se haya mejorado la salud de las personas, o si por el contrario, el temor a acudir a un hospital -lugares de focos de infección por COVID-19- ha sido la causa de no haber acudido a ellos.

“El gobierno debería garantizar que los bajos niveles de contaminación se mantienen”

Según Zak Bond, desde la Fundación Británica del Pulmón, “Ahora más que nunca, todo el mundo se ha dado cuenta de lo importante que es cuidar nuestros pulmones. El Gobierno tiene el deber de garantizar que, cuando el país se recupere de la pandemia de COVID-19, se puedan seguir manteniendo los niveles bajos de contaminación en el aire, y seguir trabajando para que desciendan”.

En este sentido, el experto apunta a la necesidad de fomentar el uso de medios de transporte no contaminantes y reservar espacios en las ciudades libres de tráfico de vehículos como coches.

El confinamiento ha traído cifras propias del año 1955

Durante el confinamiento, el tráfico ha caído a cifras que no se veían desde el año 1955. La contaminación por partículas finas se ha reducido a la mitad en las ciudades.

En el estudio realizado por la Fundación del Pulmón, la mitad de los consultados han afirmado haber notado disminución de contaminación en el aire durante el confinamiento, según ha informado The Guardian.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre