Jorge Mera.

Vuelvo -porque no puede quedar ni en el olvido ni en el perdón- sobre la estafa en el consorcio televisivo ANTENA LATINA, iniciada en el 2012 mediante un contrato de compra y venta de las acciones del Estado plagado de ilegalidades, corrupción e impunidad, al conocer recientemente que el magnate mexicano-estadounidense de la comunicación, Ángel Remigio González (alias “EL Fantasma”), está intentando amarrar todos los vericuetos para legalizar su usurpación de ese consorcio televisivo y que su abogado es ORLANDO JORGE MERA, alto dirigente de la oposición electoralista.

Así como ha quedado claro que el Grupo Bonetti, y especialmente José Miguel Bonetti Dubreil, ha jugado un papel clave en las diferentes etapas de esa operación, contando siempre con la asesoría jurídica de Pancho Álvarez, importante figura de Participación Ciudadana, ahora debe destacarse la responsabilidad que implica para ORLANDO JORGE MERA y su partido (partido Revolucionario Moderno-PRM y figura del entorno de su candidato presidencial Luis Abinader, aceptar constituirse en abogado de “El Fantasma”.

BREVE HISTORIA

La compra y venta sub-valuada de las acciones del Banco Interamericano (BANINTER” en Antena Latina y Antena 21, traspasada después de su quiebra al Banco Central, se concretó en el 2012, cerca de la toma de posesión del actual Presidente Danilo Medina..

El anterior mandatario, Leonel Fernández, en pleno ejercicio ´presidencial, autorizó al Gobernador del Banco Central, Valdez Albizu, hacerlo a través de la Comisión Liquidadora de Baninter

El poderoso Grupo Bonetti, a la cabeza entonces de ambas empresas de la comunicación, con esos fines creó la empresa Elkton (en combinación con Ángel González, El Fantasma), para traspasarle al mafioso magnate mexicano-estadounidense, primero el 47.5 % de las acciones por solo 6.7 millones de dólares, tasadas conservadoramente por la Comisión Económica del Senado en 40 millones de dólares, y luego todas sus acciones.

(Vale aquí este paréntesis: un tutumpote criollo de la comunicación –comentando el caso- me dijo que él estaba dispuesto a comprarla en 100 millones de dólares)

Ángel Remigio González.

A José Miguel Bonetti Dubreil se le asignó soterradamente otro 5 % de las acciones, sin que se haya comprobado acción de pago. De ese total le vendió adicionalmente a El Fantasma el 2.5 % por unos cinco millones de dólares (para completarle el 50% de las acciones), otorgándole a la vez la Gerencia de ambos medios.

Más tarde le vendió secretamente todas las acciones del Grupo Bonetti, violando otra vez la disposición estatal que prohíbe la propiedad de extranjero sobre medios de comunicación.

Esta estafa es el producto de una confabulación entre esos altos funcionarios estatales, ese poderoso grupo local y  la red empresarial continental Alba Visión,  radicada en 11 países, propiedad de González y su esposa Alba Lorenzana, prófuga en Guatemala luego de develada (2016) la asociación de malhechores entre ella, el ex-presidente Otto Pérez Molina, la ex -vicepresidenta Rosanna Baldetti y funcionarios de ese régimen, formalmente acusados de corrupción.

La fortuna de El Fantasma, testaferro de los Salinas de Gortari, vinculados a narco-corrupción mexicana, supera los 2000 millones de dólares.

Alba Visión cuenta con 35 Canales TV, 114 emisoras radiales y 2 empresas de periódicos y cine, producto del lavado de dinero sucio. Tiene su sede en Boca de Ratón, Miami, mientras González reside indistintamente en Florida, México, Guatemala y Dominicana.

El Movimiento Caamañista-MC, el periodico Tiro al Blanco y quien suscribe este artículo hemos aportado muchos datos sobre esta estafa y sobre sus autores, los cuales fueron reforzados con la denuncia vertidas por cuatro representantes al Congreso estadounidense, encabezados por Eliot Engel, quienes han solicitado a  Trump aplicar la ley  Magnitsky, que conlleva intervención de cuentas y operaciones en EEUU.

En ese informe, a “El Fantasma” se le  asocia al exiliado cubano Gerardo San Pedro, vinculado al capo colombiano Rodríguez Orejuela.

Aquí hemos sustentado una demanda judicial en nulidad del referido contrato de compra y venta de esas acciones de Antena Latina y la presión que ejercen el partido de gobierno y el referido grupo empresarial junto al presidente Danilo Medina  han protegido a los principales responsables de esa estafa: Ángel González, el expresidente Leonel Fernández, el magnate José Miguel Bonetti Dubreil, el Gobernador del Banco Central Valdez Albizu y la membrecía de la Comisión Liquidadora del quebrado BANINTER.

LO NUEVO

El caso pasó ahora en casación, después que Francisco –Pancho- Álvarez se encargó de lograr sucesivos fallos a favor del Grupo Bonetti bajo el inconsistente argumento que niega calidad a los demandantes, confirmándose el carácter clasista del sistema judicial y su proclividad a bloquear toda acción de justicia dirigida contra agentes del poder corrompido.

Lo nuevo sobre el tema es que para tratar de consumar la operación fraudulenta a su favor (e incluso poder eventualmente vender las acciones usurpadas mediante las artimañas jurídicas correspondientes), Ángel Remigio González ha sido escogido a Jorge Mera como su abogado, posiblemente calculando no solo involucrar en el hecho a la Estado como tal sino también a la oposición electoral en las proximidades de los comicios de mayo del 2020.

El caso Pancho Álvarez se explica por su condición de abogado del Grupo Bonetti con funciones previas al escándalo Antena Latina, aunque para no contradecir sus periódicos intervenciones contra la corrupción con el traje de “sociedad civil” (Participación Ciudadana-USAID), debió negarse a actuar como intelectual orgánico de un caso señero de asociación delictiva entre gobierno-empresa privada en detrimento del patrimonio público.

Ahora la selección para ejercer las funciones de abogado de Ángel González (“El Fantasma”) recae sobre una importante figura del principal partido de la oposición, heredero, y no por simple razones familiares, sino por militancia en una corriente política responsable de la degradación moral del Partido Revolucionario Dominicano-PRD, del cual se desprendió el PRM) fundado por Bosch y posteriormente pervertido por quienes no tardaron en adversar su dignidad y decoro. Y todavía faltan por ver muchas complicidades con el reino de la impunidad imperante construido por la partidocracia dominicana de todos los colores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre