Dos estudios publicados ayer en Science, que han contado con participación de expertos españoles, señalan que un 10,2% de las personas que sufren la COVID-19 con sintomatología grave generan anticuerpos que «boicotean la funcionalidad de su sistema inmunitario al bloquear un tipo de molécula propia». Concretamente se trata de la molécula propia del sistema inmunitario, el interferón tipo 1 (IFN). De esta manera es el propio sistema inmunitario quien impide la respuesta idónea al virus. Con este descubrimiento se podría entender mejor por qué ha afectado mayormente a los hombres y a los mayores de 65 años.

En el estudio se ha examinado a un total de 987 pacientes con neumonía grave producida por COVID-19. Encontraron entre ellos que más del 10% tenía anticuerpos propios contra los interferones al comenzarse la infección. De los pacientes que presentaron estos anticuerpos, que fueron 101, 95 eran hombres. Este dato sugiere que hay algún factor genético que podría estar localizado en el cromosoma X y que, de alguna manera, favorecería la aparición de este fenómeno autoinmune con mayor presencia en los hombres.

Entre los pacientes con estos anticuerpos, aproximadamente la mitad eran mayores de 65 años. Por debajo de esa edad, se encontraron los anticuerpos en un 38% de los pacientes. De aquí deducen los expertos que la frecuencia de los anticuerpos aumenta con la edad.

Se han buscado estos anticuerpos en personas sin COVID-19. Concretamente se han analizado a 1.227 personas y solamente 4 de ellas lo tenían.

Gracias a este descubrimiento se podrá identificar a las personas que tienen este tipo de anticuerpos, y podrá hacerse un seguimiento mucho más específico que pueda prevenir estados graves de la enfermedad.

En el desarrollo de las investigaciones han participado hospitales como el Val D’Hebron de Barcelona, Bellvitge de L’Hospitalet, Can Ruti e irisCaixa de Badalona, Mutua de Terrassa y el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín. Los investigadores han sido liderados por la Universidad Rockefeller de Nueva York y el Hospital Necker para Niños Enfermos de París.

Alteraciones genéticas

También se explica cómo el 15% de los casos graves de COVID-19 estarían relacionados con factores genéticos e inmunológicos.

Los investigadores se han centrado en 13 genes conocidos por ser importantes para la defensa contra el virus de la gripe mediante los interferones de tipo I.

Los resultados de la investigación han mostrado que un número significativo de pacientes en situación grave tenía alguno de los 13 genes alterados. Concretamente, el 3% había sufrido mutaciones que bloqueaban una respuesta adecuada ante el COVID-19.

Lo que ha llamado la atención a los expertos en este caso es la elevada frecuencia con la que se han encontrado de casos con alteraciones genéticas en pacientes de COVID-19.

Según Aurora Pujol, en declaraciones recogidas por El Comercio, genetista en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, este descubrimiento explicaría por qué algunas personas jóvenes han desarrollado formas graves de la enfermedad. Algo que, sin lugar a dudas, mejorará los diagnósticos y los tratamientos aplicables.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre