Mertxe Aizpurua, de EHBildu, ha enfocado su intervención en la defensa de los derechos sociales. Concretamente, en la situación de los trabajadores. Y en este sentido ha recordado cuál fue el bloque de apoyo para la investidura y cuáles fueron las condiciones.

«Desde EHBildu pusimos tres condiciones:

1.- defender los derechos sociales y económicos de la ciudadanía vasca

2.- defender la plurinacionalidad como base para avanzar en la construcción de una república vasca justa

3.- ser el freno de las derechas reaccionarias y de sus políticas neoliberales

También asumimos un compromiso: que seríamos exigentes, responsables pero muy exigentes». Según ha indicado la portavoz, «Hoy esperamos llegar a un acuerdo con ustedes para derogar íntegramente la reforma laboral. Creemos que sería una pequeña victoria, no de nuestro grupo, sino de todos los trabajadores y trabajadoras, agentes sociales, sindicatos y fuerzas políticas que tanto hemos luchado para acabar con esta reforma tan perjudicial para los trabajadores y tan beneficiosa para las patronales y empresas».

Según se plantea, la derogación de esta reforma es debida. «Que puedan contar con la certeza de que cuando vuelvan a sus empleos, cuando terminen las medidas extraordinarias que se han tomado en materia laboral, estsarán un poco más protegidos ante las ansias de los grandes empresarios de hacer pagar una vez más esta crisis a los mismos de siempre para asegurar sus grandes beneficios». Y ha denunciado que esto, en cualquier caso, no será suficiente. Porque se pueden «dar pasos más profundos».

«Tenemos el firme compromiso de seguir haciendo todo lo que esté en nuestra mano para, no sólo recuperar los derechos que tanto costó conquistar, sino para ampliarlos». En este sentido, le han recomendado a Sánchez que aproveche esta oportunidad para alcanzar un acuerdo tras doce años.

Construcción de un País Vasco

En este sentido, le han recordado el deseo de construir una «república vasca justa para todos y todas». La necesidad de soberanía «es más necesaria que nunca». Los autogobiernos, el conocimiento sobre la realidad específica y la capacidad para dar la mejor respuesta «ha sido hurtada de un día para otro». Y han lamentado que se haya tardado en entender que «cooperación no es sumisión». Tienen dudas sobre si el Gobierno lo habrá entendido del todo, pero esperan que sea así, desde el respeto mutuo.

Hoy la derecha rabia más que nunca

«Poco a poco les estamos haciendo retroceder en sus políticas. Hoy nos gustaría arrebatarles el derecho a precarizar las condiciones laborales». Y ha anunciado que, desde su formación les harán retroceder en todos sus privilegios. «Las derechas no tendrán capacidad de incidir ni condicionar en la vida de la ciudadanía», si de su grupo depende.

Y ha vuelto a recordarle a Sánchez quién le apoyó y para qué en la investidura, advirtiéndole de los riesgos que tendrá si se pone en brazos de la derecha, «porque no son de fiar», le ha recordado.

Los compromisos de la investidura

Le ha recordado la diputada que su posición ha sido desde el inicio de la pandemia crítica pero responsable. Le ha recordado que no han obstaculizado, ni han puesto en peligro la aprobación de medidas sociales y económicas, que «aunque les parecían insuficientes les parecían innecesarias». No han buscado el derribo del gobierno ni han añadido más miedo e incertidumbre a la ciudadanía, no hemos jugado con su salud ni con sus derechos, le ha remarcado.

Había otra manera de gestionar la pandemia

Le ha recordado la diputada que había otra manera de gestionar la pandemia, y que el diálogo ha sido fundamental. «No nos confunda con la derecha destructiva, con quienes sólo quieren hacer ruido y ganar con cacerolas y palos de golf lo que perdieron en las urnas». Le ha remarcado. Y ha hecho énfasis en su posstura crítica para avanzar más, pero sin insultos ni agravios.

«Todos hemos tenido que retratarnos. Algunos han intentado confrontar a la gente, malmeter, mentir, incapaces de aportar nada más que rencor y bronca. Espero que no se olvide nunca porque representan lo peor de la sociedad Pero también hemos visto lo mejor: la respuesta colectiva y solidaria de la sociedad. Han asumido lo que nunca creyeron que podrían asumir». Y ha hecho un recordatorio de las personas que están en primera fila, que han dado lo mejor de sí, «y eso es lo que siempre deberemos recordar».

«El virus sigue aquí y aún puede golpearnos muy fuerte. No intentemos correr demasiado ni transmitamos la errónea sensación de que todo ha pasado a la gente. Ejerzamos la misma responsabilidad que pedimos y acompañemos a la ciudadanía en ese esfuerzo y devolvamos seguridad de cara al futuro».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre