Desde hace mas de 20 años, llevo reflexionando sobre una cuestión, el mayor error de la educación es que ni padres, ni profesores hemos sido conscientes de que educar en respeto es básico para el desarrollo del hombre como ser humano integral.

Los que ya tenemos una edad y vivimos una dictadura, en la que la disciplina, la falta de libertad, de justicia, incluso el miedo, era algo a lo que estábamos acostumbrados. En nuestro afán por dejar atrás todo lo que “olía a dictadura”, y por otro lado nuestras ansias de libertad, de derechos, olvidamos algo básico en la educación: el RESPETO. Los de mi generación leímos la Constitución Española, pero nos quedamos con la parte que nos interesó, la de los derechos, olvidándonos por completo de las obligaciones y de que nuestros derechos tenían un límite, justo donde comienzan los derechos de los demás, que es en lo que se basa el respeto.

Cometimos los mismos fallos con nuestros hijos en cuanto a la educación, y les hemos trasladado nuestras propias carencias. Y ahora nos sorprendemos de que aquí la gente se salte las normas cuando quiere, que se vea bien engañar a Hacienda, que no seamos respetuosos con los demás, y que se haga bulling en los centros educativos, cuando esto sólo representa lo que es un error de base en nuestra Educación, la falta de respeto.

Y  lo llevamos a todas las facetas de la vida, invadimos las terrazas estando confinados, hacemos manifestaciones sin respetar los límites en un Estado de Alarma porque nos creemos con derecho a todo, y a las faltas de respeto que estamos viendo todos estos días, en el Congreso de los Diputados, en nuestras calles, entre nosotros en las redes sociales.

Estamos a tiempo de subsanarlo, ahora que se está haciendo una nueva Ley de Educación que debería buscar el mayor consenso entre partidos políticos y la sociedad, incluid por favor como asignatura pendiente y muy importante educar en el respeto a todos y a todo, no necesitamos compartir las ideas, ni la forma de vestir, la inclinación sexual, la religión, el equipo de fútbol, solo respetarlo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre