Perteneciente a los “años oscuros” de la escritora neoyorquina, cuando todavía no se consideraba novelista, prefigura algunos de los temas de varias de sus obras más importantes, como La casa de la alegría (1905) o The fruit of the tree (1907). Bajo la traducción de Nadia Khalil Tolosa, la edición de esta obra representa todo un acontecimiento literario.

Wharton dedicó su obra a cuestionar el papel que la sociedad de su tiempo asignaba a las mujeres y fue una de las primeras reporteras bélicas de la historia

John Derwent se ha casado con Kate Tredennis, enfermera y la mejor amiga de su esposa Agnes, fallecida tras sufrir un terrible accidente. Kate es una esposa modelo y una madrastra ejemplar para Sylvia, hija de John y Agnes. Pero lord Osterleigh, el acaudalado padre de Agnes, desaprueba la rapidez de su yerno a la hora de contraer nuevas nupcias, y comienza a abrigar dudas en torno a la propia Kate. Todo se complica cuando el oscuro doctor Carruthers trata de extorsionarla a cuento de un oscuro secreto. Kate no es más que una noble enfermera en medio de un mundo de suspicacias y puritanismo. ¿Podrá resistir los embates de la alta sociedad cuando esta la convierta en objeto de sus malas lenguas?

El manuscrito de La sombra de la duda, fechado en 1901, pertenece a los “años oscuros” de Wharton. Contaba por aquel entonces con treinta y nueve años. Solo había publicado relatos y poemas, por lo que no se consideraba novelista. De hecho, hasta la publicación de su primera novela, The valley of decision (1902), todo indica que Wharton dedicó la mayoría de sus esfuerzos a construirse una carrera como dramaturga.

Jorge Freire, escritor y biógrafo de Edith Wharton, destaca en el prólogo que “La sombra de la duda cuenta con elementos que resultarán familiares a los lectores de Wharton. Hay chantaje, extorsión y quemas de cartas, filisteísmo, misoginia y sororidad entre mujeres de clase baja, anticipando en buena medida La casa de la alegría… Incorpora, asimismo, reflexiones sobre la profesionalización de la mujer que remiten a Un médico rural (1894) de Sarah Orne Jewett y anticipan Virginia (1913), de Ellen Glasgow, al tiempo que avanzan ideas que desembocarían en la novela de Wharton The fruit of the tree (1907). Esta muy controvertida novela toma de La sombra de la duda el armazón de su trama y el tema de fondo: la eutanasia”.

Inédita hasta 2017

La sombra de la duda permaneció inédita hasta el verano de 2017, cuando dos profesoras dieron con el manuscrito en la Universidad de Texas. Fue una noticia de resonancia mundial: se trataba de una obra completa que, con la ironía y mordacidad habituales en la autora, satirizaba las costumbres de la alta sociedad de su época. Ha hecho falta más de un siglo para que disfrutásemos de esta pieza teatral que, como afirmó Rebecca Mead en The New Yorker, “no estaba escondida en el ático, sino oculta a plena vista”. La espera ha merecido la pena.

Edith Wharton (Nueva York, 1862–Saint-Brice-sous-Forêt, Francia, 1937) es considerada una de las mejores escritoras del siglo XX. Nacida en una familia adinerada en plena guerra civil americana, dedicó su escritura a cuestionar el papel que la sociedad de su tiempo asignaba a las mujeres. Fue una de las primeras reporteras bélicas de la historia, al punto de que su presencia en primera línea de trincheras, durante la Gran Guerra, le valió la Legión de Honor francesa. Escribió medio centenar de libros, entre los que destacan novelas como La casa de la alegría (1905), Ethan Frome (1911), Las costumbres nacionales (1913) o La edad de la inocencia (1920), novela que la convirtió en la primera mujer que obtenía un premio Pulitzer y que, andando el tiempo, fue llevada al cine por Martin Scorsese.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =