jueves, 16septiembre, 2021
29.4 C
Seville

Ecuación democrática

Francisco Tomás González Cabañas
Licenciatura en Filosofía (USAL) (1998-2001). Licenciatura en Psicología (UP) (1998-1999)- Licenciatura en Ciencias Política (UCA)(1999-2000) y Licenciatura en Comunicación (UCES) (2000-2001) Desistió de culminar los mismos y continúo formación autodidacta. Publicó su primera Novela “El Macabro Fundamento” en el año 1999. Editorial Dunken. Publica su segundo libro “El hijo del Pecado” Editorial Moglia. Octubre de 2013. Publica su tercer libro, primero de filosofía política, “El voto Compensatorio”, Editorial Ediciones Académicas Españolas, Alemania. Abril de 2015. Publica su cuarto libro, segundo de filosofía política, “La Democracia Incierta”, Editorial SB. Junio de 2015.
- Publicidad -

análisis

Casado queda como un homófobo ante toda Europa

A Pablo Casado ya lo ven como un tipo raro en Europa. ¿Cómo puede ser que el jefe de la oposición española, o sea...

El nivel del mar habrá subido un metro en el año 2100 sin que podamos hacer nada por evitarlo

La pandemia del covid no ha retrasado el agravamiento de la crisis climática. A diferencia de lo que se podía pensar tras los primeros...

El Repaso del 16 de septiembre: la jugada de ERC y del PSOE en la mesa de diálogo, la guerra a las eléctricas, los...

Como cada día analizamos las principales noticias de actualidad en El Repaso. Puedes ver nuestro Repaso de hoy en el siguiente video. Hablamos de...

Casado encara la segunda parte de la legislatura con un Gobierno fuerte y el PP dividido

Pablo Casado va camino de certificar otra semana negra para el PP, quizá una de las peores de los últimos tiempos. Mientras Pedro Sánchez...
- Publicidad-

El poder más la selección que se hace del mismo, menos la marginalidad que se suma a la injusticia multiplicadas por la desigualdad dan como término igual al gobierno de los otros (otrocracia) menos la horda que se multiplica por la representación elevada a la potencia de la tutela a la que se divide por el poder legislativo más el ejecutivo y el judicial. Expresarlo de la manera en que el resultante numérico genera la versatilidad de los algoritmos, era una deuda pendiente de hace tiempo, debíamos una ecuación democrática, para más luego intentar desentrañar la formulación primigenia de lo que nos hace pretendientes de lo democrático.

Así como la ecuación de Dirac, popularizada cómo la ecuación del amor, afirma o postula: “Si dos sistemas interactúan uno con el otro durante un cierto periodo de tiempo y luego se separan, es posible describirlo como dos sistemas separados, pero de alguna manera sutil están convertidos en un solo sistema. Aunque se separen y estén a millones de kilómetros de distancia, a años luz, siguen influyendo entre ellos. Uno sobre otro”.

Resultaba harto necesario traducir en la formulación por la que se expresan los números, los elementos principales en los que se manifiesta lo democrático y de qué manera introducir las modificaciones para contar con un mejor resultado, en términos democráticos.

Por supuesto que la ecuación no lleva números, dado que no se trata de una cuestión matemática, por más que se use el envase del formulismo o el esqueleto de la formulación mediante una ecuación. El ordenamiento disciplinar que imprime el arribar a una conclusión concluyente como lo es una especificidad determinada de una abstracción cómo el número nos posibilita una síntesis más clara, una finalidad concreta y expresada.

¿Pero qué significaría contar con una democracia de diez o de uno? En una primera instancia, o sobre todo en los momentos o circunstancias electorales tal vez mucho, sobre todo para ordenar o conformar las mayorías y minorías. Sin embargo y éste es el punto, la democracia no puede acabar allí, sintetizarse en una expresión numérica o arribar como absoluto a una cifra, sin siquiera saber, conocer u observar la formulación o el procedimiento para tal resultante.  

Esta es la razón por la que expresamos en una dinámica numérica un diagnóstico y una propuesta para nuestras democracias actuales.

Nuestra ecuación plantea que en tanto y en cuanto a la representación esté atada o sujeta a un poder organizado por dispositivos como partidos políticos que aglutinan personas, individuos o cantidades y no proyectos, propuestas o políticas públicas, lo electoral será lo prioritario en una selección que se convierte en una opción condicionada que atenta con desintegrar lo que promete sin cumplir.

Los poderes constituidos y escindidos, legitimados tras lo subyacente de lo electoral no se validan luego en una mejora sustancial o mantenimiento de las condiciones, sino por el contrario confluyen en el empeoramiento de la situación en general, de la mayoría de todos y cada uno de los integrantes de la comunidad democrática que cae o deviene, de pueblo, ciudadanía, mayoría en horda, disgregación o lucha de facciones por la supervivencia.  

El número debe anudarse como resultante de las tensiones y polémicas que se diriman en el campo dialógico, del entrecruzamiento de las ideas, sintetizadas en conceptos para luego ser considerados por aquellos que deseen expresar su apoyo o agrado por intermedio de un resultante dado por una ecuación.

Caso contrario de no lograr  dislocar, de no filtrar la hegemonía de lo numérico, no sólo que lo democrático continuará en una suerte de disgregación cuántica o escisión ad infinitum, sino que como resistencia lógica y rebeldía natural, la palabra se guarecerá en las formulaciones numéricas, y nos quedaríamos también sin matemáticas y por ende el sistema algorítmico no tendría sentido de continuar.
 
Así como Borges recordó la pretensión del idioma analítico de John Wilkins, la ecuación democrática es la única que no debe llevar números, pese a que tenga como finalidad que la democracia acomode al número detrás del concepto, para que estos vuelvan a significar cosas concretas, efectivas y fehacientes para todos y cada uno de los habitantes de una comunidad democrática, y no meras palabras al viento, estampadas en un papel o consagradas como traducción de una voluntad de voto en una planilla electoral o que devele un número por mera acumulación de voluntades sucintas y circunstanciales. 

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Ana Rossetti subrayada: EL LIBRO DE LAS CIUDADES

Hace ya años, no sé exactamente cuantos, que tengo el vicio no sólo de subrayar frases o palabras en los libros, sino también de...

La Seguridad Social cerrará septiembre con un aumento aproximado de 80.000 afiliados

Este mes la Seguridad Social, descontando la estacionalidad y el efecto calendario, concluirá previsiblemente con 19,56 millones de afiliados, lo que supone un aumento...

¡Pedazo de mundial de F1 que estamos teniendo!

Sí, vale, de acuerdo, la FIA es pura MaFía, y la sanción a Verstappen por lo sucedido en el Gran Premio de Italia ha...

Casado queda como un homófobo ante toda Europa

A Pablo Casado ya lo ven como un tipo raro en Europa. ¿Cómo puede ser que el jefe de la oposición española, o sea...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Ana Rossetti subrayada: EL LIBRO DE LAS CIUDADES

Hace ya años, no sé exactamente cuantos, que tengo el vicio no sólo de subrayar frases o palabras en los libros, sino también de...

La Seguridad Social cerrará septiembre con un aumento aproximado de 80.000 afiliados

Este mes la Seguridad Social, descontando la estacionalidad y el efecto calendario, concluirá previsiblemente con 19,56 millones de afiliados, lo que supone un aumento...

¡Pedazo de mundial de F1 que estamos teniendo!

Sí, vale, de acuerdo, la FIA es pura MaFía, y la sanción a Verstappen por lo sucedido en el Gran Premio de Italia ha...

Casado queda como un homófobo ante toda Europa

A Pablo Casado ya lo ven como un tipo raro en Europa. ¿Cómo puede ser que el jefe de la oposición española, o sea...