Tailandia y el mundo están conmocionados al conocer que uno de los expertos buceadores del equipo de rescate que debía ayudar a los niños atrapados a salir de la cueva bajo el agua ha fallecido al quedarse sin oxígeno durante el trayecto.

El comandante de la unidad de buceadores de la Marina tailandesa, Apakorn Yookongkaew, ha anunciado este viernes en una rueda de prensa la muerte de Samarn Poonan, que quedó inconsciente mientras cubría el trayecto y al que no se pudo revivir. Poonan, un antiguo submarinista militar que trabajaba como voluntario, era uno de los encargados de repartir botellas de oxígeno a lo largo de la ruta que tendrán que cubrir los supervivientes para salir de la gruta, si finalmente se opta por sacarles por esa vía.

Un experto buceador necesita once horas para cubrir el trayecto que tienen que recorrer los menores para volver a la superficie

“Tras haber entregado una reserva de oxígeno, en el camino de vuelta se quedó sin aire”, declaró Passakorn Boonyaluck, vicegobernador de la provincia de Chiang Rai, donde se encuentra la cueva de Tham Luang. “Se quedó inconsciente en el camino de vuelta, su compañero intentó revivirlo y sacarle, sin éxito», precisó Yookongkaew.

El fallecimiento del experto buzco pone de manifiesto las serias dificultades que van a encontrar los miembros del equipo de rescate para hacer llegar a los menores sanos y salvos a la superficie.

Aunque se ha conseguido rebajar el nivel del agua, no es suficiente. El gran escollo lo sigue representando un punto del túnel en forma de U, donde el agua ha llegado a tener cinco metros de profundidad y se acumula el barro y los escombros. Un buceador experimentado necesita 11 horas para completar el viaje de ida y vuelta.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre