Seguro que conocen la “Pintura Negra” de Goya. Como consultor he intervenido en bastantes conflictos en diferentes ámbitos. Sin violencia física. Sí, mucha, verbal. Me acordaba de Goya. ¿Por qué lo recuerdo ahora? ¿Sigue el lector la actualidad política española, sus conflictos internos, el crónico problema Cataluña/España? ¿Siguen debates electorales…? ¿Haría Goya aún más “negra” su pintura…? ¿Qué cree el lector…?

Entorno del cuadro… entorno hoy…

Los protagonistas parecen hundirse en el barro.. Los fondos son oscuros, amenazadores. ¿Y en España…?

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía declaró: “España está en bancarrota”. Muchos indicadores lo confirman. Los políticos no hablan de ello. El Tribunal de Cuentas anuncia: la Seguridad Social está quebrada. La “deuda exterior” supera al PIB anual en mucho. Es de las más altas del mundo. El paro estructural, de los más elevados de Europa. Balanza comercial crecientemente negativa. España muy mal situada en rankings de productividad, competitividad. Se compite por salarios bajos. Enorme fraude fiscal en el que partidos políticos son protagonistas. La actividad está en la cola comparada con estados europeos. El 16% de trabajadores son pobres. Hay mucho más según el economista y catedrático Santiago Niño Becerra. Muchos lo confirman. Jospeh Stiglitz es aún más rotundo en el análisis sobre la situación de España hoy. ¿Hablan de esto los candidatos en los debates electorales…? Quienes los sigan… ¿qué pensar…? ¿En un grupo de dirigentes “sumando” para hacer un buen diagnóstico, pronóstico y las mejores soluciones… o en el cuadro de Goya…?

¿Sólo en lo económico está España en bancarrota…?

He diagnosticado muy diferentes situaciones empresariales. Es lo primero en Planificación Estratégica. No hay empresas excelentes. Hay empresas con “profesionales excelentes”. Al revés: “No hay empresas en quiebra. Hay empresas con directivos que las hacen quebrar”. ¿Qué demostraría un análisis riguroso de los estamentos españoles? Está publicado lo que piensan medios internacionales sobre la democracia española, monarquía, justicia, partidos políticos, etc. No hay que recurrir afuera. Están los hechos objetivos. Los candidatos deberían discutir cómo situar a España “referente” en democracia auténtica; monarquía: la de mejor imagen; justicia, totalmente separada de la política; los partidos políticos y sus líderes: ejemplares en todo y modelo para el mundo. Su justicia social: cubriendo todas las necesidades. La sociedad española: compartiendo valores universales y con un proyecto común orientada al futuro. ¿Hablan de esto los candidatos…? ¿Son dirigentes “sumando” para un buen diagnóstico, pronóstico, y búsqueda de las mejores soluciones… o servirían de modelos a Goya…?

¿Y el conflicto Cataluña/España?

Está en todos los debates, portadas, noticiarios, artículos. Cambia el cuadro. Las “porras” las tiene sólo una parte: España. La otra: Cataluña, manifestantes, urnas, papeletas de voto. Los alborotos, mínimos ante las macromanifestaciones pacíficas. En España hay unanimidad: jueces, constitución, policía. En Cataluña no. Sólo lo aclararía un referéndum como en Reino Unido o Canadá pero estos estados son democráticos. ¿Qué se detecta en los debates? ¿Hay análisis para conocer las “causas críticas” y suma de soluciones para el problema? ¿O más imposiciones que lo agravarán?

Éste es muy profundo y antiguo. Garcés, doctor en Ciencias Políticas por La Sorbona (París), ganador del Premio Nobel alternativo que entrega el Parlamento de Suecia, declara: “Hay un vínculo muy profundo entre la impunidad del franquismo y Cataluña . Por una parte, en la manera en la que el Estado español responde a la acción independentista. Por otra parte, en la medida en la que la revuelta en Catalunya tiene un componente abiertamente antifranquista y contrario a la perpetuación de las estructuras políticas españolas que tienen sus raíces en el franquismo. Este antifranquismo que hay en Catalunya se ve ahora, pero no solo. Cuando Franco murió la única parte del Estado que reivindica la legalidad republicana, de la institucionalidad republicana, es Catalunya y exige en las calles de manera masiva el reconocimiento del presidente de la Generalitat que estaba en el exilio. Adolfo Suárez y el rey Juan Carlos acceden a restaurar la Generalitat. No hay ninguna otra parte de España donde esto se produce. Por tanto, la revuelta republicana en Catalunya no puede verse solo como un fenómeno de hoy”.

Esta semana, Felipe VI llega a Barcelona pero lo hace “hiperblindado”, protegido policialmente, aislado de la sociedad. Sucede repetidamente. ¿Por qué…? El candidato del PP: culpa al Gobierno de posibles altercados por el 10N o la visita del rey a Catalunya: «Hago responsable a Sánchez» «Ponga orden en Catalunya de una vez o lo pondremos nosotros cuando ganemos el 10 de noviembre». El candidato del PSOE dice: “El independentismo no hace autocrítica. Así es imposible dialogar”. ¿La hace el estado, los gobiernos españoles? El presidente de la Generalidad, republicano, regresó del exilio y dialogó para integrarse en la transición. Se dialogó para la constitución, para los estatutos. Pero el problema está ahí. ¿Por qué? ¿Hay análisis para conocer las “causas críticas” o se dan por diagnosticadas y se va directamente a la imposición de medidas que agravarán el problema? ¿A garrotazos judiciales, sentencias cuestionadas, policías que, según la BBC, generan violencia?

10N, Candidatos a presidir el gobierno español. ¿Sumando, construyendo…o a garrotazos dialécticos, sin ninguna perspectiva de futuro rigurosamente democrático, próspero?

Candidatos españoles a garrotazos, ¡no con los políticos catalanes! sino con la sociedad que quiere “votar”, vivir en democracia auténtica, sin presos políticos… ¿Continuarán igual…?

¿Duelo a garrotazos hoy también…? ¿Seguirán cuando ocupen sus escaños…?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − dos =