Dos niños palestinos, uno de cuatro años y un bebé de 18 meses, murieron quemados en el incendio que se produjo en su casa del barrio de Al-Salaymeh, en la Ciudad Vieja de Hebrón (Cisjordania). Uno de ellos falleció prácticamente en el instante y el otro no pudo sobrevivir a pesar de que fue tratado durante horas en un hospital de la propia Hebrón. El portavoz de la policía, el coronel Loai Arziqat, confirmó en un comunicado de prensa que dos niños habían muerto, pero no ofreció más información

Los servicios de emergencias fueron llamados pero los soldados israelíes impidieron el acceso al lugar de los bomberos. En el vídeo distribuido por el Observatorio de Oriente Medio (MEM) se puede comprobar cómo el camión circula por una calle estrecha y se detiene ante una barrera que cierra el camino. Los vecinos que allí se encuentran suplican a los soldados israelíes que permitieran el paso a los bomberos «por el bien de los niños». Los militares no cedieron y esto provocó el retraso de la llegada de la ayuda a la vivienda en llamas.

Estado en que quedó de la casa donde murieron los dos niños

Israel restringe habitualmente el acceso de los servicios de emergencia a los palestinos necesitados. Según la Media Luna Roja Palestina, desde 2015, Israel ha impedido que las ambulancias crucen los puntos de control en más de 100 ocasiones. Además, se han producido casi cuatrocientos ataques contra equipos de la Media Luna Roja en los territorios palestinos ocupados durante el mismo período, así como 105 ambulancias dañadas.

El pasado mes de diciembre, soldados israelíes dispararon a un niño palestino y luego le impidieron recibir tratamiento médico que podría haberle salvado la vida; murió poco después. Mahmoud Nakhle, de 17 años de edad, recibió un disparo cuando las fuerzas israelíes reprimieron las protestas en el campamento de refugiados de Al-Jalazun, cerca de Ramala, en la ocupada Cisjordania. Unos minutos más tarde, los soldados persiguieron una ambulancia palestina, amenazaron al conductor con sus rifles y no proporcionaron a Nakhle primeros auxilios. Sólo después de un cuarto de hora los soldados permitieron que se llamara a una ambulancia, pero Nakhle murió de camino al hospital.

Según el Derecho Internacional, Israel tiene prohibido impedir el acceso a la atención médica y los servicios de emergencia a las personas que viven bajo su ocupación. Según el Cuarto Convenio de Ginebra, «debe garantizar suficientes normas de higiene y salud pública, así como la provisión de alimentos y atención médica a la población ocupada». Además, «la Media Luna Roja debe tener permiso para llevar a cabo sus actividades humanitarias». Sin embargo, Israel continúa violando este y otros artículos de las leyes y convenciones internacionales con absoluta impunidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Y no pasa nada?. Porque se permiten todas las atrocidades más grandes a estos elementos (por llamarles de alguna forma). Porque la ONU no actúa en todas las barbaridades que se están permitiendo por parte de los israelitas. Ya está bien de permitirles todas las violaciones sin ningún castigo de la comunidad internacional.

  2. Al final será que dios los cría y ellos se juntan. Hitler sonreirá en su tumba mirando los crímenes de quienes fueron ensalzados y protegidos por los ciudadanos sin saber que, estaban creando criminales. El sionismo es hermano del nazismo. Nada que ver con el judaísmo.

  3. El sionismo es una variedad del nazismo. A los europeos se les llena la boca con la derrota del nazismo pero la mantienen cerrada con el sionismo, al igual que hicieron cuando el nazismo era dominante en Europa. ¡Cobardes!

  4. Dijo José Saramago: Los judíos que han sido sacrificados en la cámara de gas quizás se avergonzarían si tuviéramos tiempo de decirles como se están portando sus descendientes. Esto que esta pasando en Israel contra los palestinos es un crimen contra la humanidad. Los palestinos son víctimas de crímenes cometidos por el gobierno de Israel con el aplauso de su pueblo.

  5. ¡Bah! Son solo niños palestinos. Los defensores de causas perdidas cacarerán como perroflautas e intentarán publicar sus fotos en medios ajenos a las mayorías. Por contra nuevas y enésimas repeticiones de programas con huesos de los judíos masacrados por el fascismo alemán ocuparán como caballos de Atila las pantallas de las tvs.. Realmente no somos más que ladrillos del muro ( P.F.)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =