jueves, 19mayo, 2022
36.2 C
Seville

Dog Biscuits: El amor en los tiempos del COVID

Alejandro Jiménez Cid
Músico y ensayista
- Publicidad -

análisis

Llega el rey emérito, empieza el circo de Sanxenxo

Los ricos son animales de costumbres. Pase lo que pase, ellos nunca rompen sus hábitos y rutinas diarias. Por la mañana, baño termal y...

El Repaso del 19 de mayo: la viruela del mono, guerra en Ucrania, libertad de expresión y portadas

En El Repaso analizamos las principales noticias, comparamos las portadas tanto nacionales como internacionales y seguimos la evolución de las mismas. Puedes escucharlo en...

Ingenieros de Montes e Ingenieros Técnicos Forestales en huelga indefinida piden a la Xunta de Galicia que se cumpla la ley

Los técnicos forestales temporales de la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia iniciaron una huelga indefinida el pasado 6 de mayo...

¿Es posible un ataque nuclear preventivo?

Zbigniew Brzezinski, autor del libro “El gran tablero mundial. La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos” (1.997),considerada la Biblia geoestratégica de la Casa Blanca...
- Publicidad-

La editorial Fulgencio Pimentel y La Casa Encendida convocan al alimón desde hace cinco años el Puchi Award, un premio literario de proyección internacional, abierto, según rezan las bases, “a todo tipo de géneros y formas: ficción, no ficción, novela, poesía, cómic, álbum ilustrado, ensayo, libro de cocina, geografía… híbridos de los anteriores o de cualquier otro tipo”. Vamos, un auténtico cajón de sastre donde el único requisito es que la obra sea actual, rompedora y bicho raro. En una convocatoria de estas características —pensará el lector escéptico— se podría premiar cualquier mierda infumable, pero por suerte el jurado del Puchi ha hecho gala de un magnífico criterio en las ediciones celebradas hasta la fecha. La última obra galardonada ha sido Dog Biscuits, de Alex Graham, y la elección no ha podido ser más acertada: se trata de un cómic en la más pura vena underground estadounidense que ha sabido retratar, de forma tan esperpéntica como despiadadamente honesta, las miserias cotidianas de nuestra era de paranoia pandémica, vulnerabilidad emocional e incertidumbre política.

La tragedia de los protagonistas de Dog Biscuits es nuestra tragedia común como urbanícolas en la era del COVID: la paradójica falta de comunicación a los niveles más elementales en un entorno sobresaturado de medios de comunicación, que ocupan un espacio cada vez mayor en nuestras vidas a raíz del distanciamiento social. De hecho, Dog Biscuits es un producto de las redes sociales, pues aunque hoy lo podamos manosear en forma de libro nació como instacomic, esto es, publicado sobre la marcha en feeds de Instagram. Otros ejemplos ilustres de este formato —y, por cierto, muy cercanos en estética y en espíritu a la propuesta de Alex Graham— son Crisis Zone de Simon Hanselmann (surgido también al calor de la pandemia) o What We Mean By Yesterday de Benjamin Marra. En la escena actual del cómic, dominada por novelas gráficas de altos vuelos e ilustradores compitiendo por deslumbrar al lector con atrevidas composiciones de página, esto de los instacomics devuelve el medio a la pureza y simplicidad original de las tiras cómicas: Charlie Brown, Garfield o Mafalda. Cada publicación en Instagram de Dog Biscuits consistía en un scroll de seis viñetas cuadradas (el formato establecido por el visor de la app) que, al editarse como libro, conforman una página; por eso, aunque la obra completa cubre un amplio arco argumental, cada página por separado cobra sentido de unidad, acabando frecuentemente con el remate de un gag o con un cliffhanger en la última viñeta. ¡Oh paradoja! Las nuevas tecnologías obligan al cómic a reconectar con sus formatos más tradicionales. El ritmo de Dog Biscuits recuerda, inesperadamente, a Peanuts.

A Alex Graham le pilló la pandemia trabajando a jornada completa como camarera en un restaurante de Seattle. Las medidas sanitarias obligaron al negocio a cerrar sus puertas, pero recibió una ayuda gubernamental que le permitió mantenerse a flote, siempre y cuando sus trabajadores siguieran cumpliendo físicamente en el local su jornada de cuarenta horas, aunque no hubiera ninguna actividad. Fue durante aquellas largas horas de inacción y aburrimiento en el local vacío cuando Graham, con su delantal de trabajo y convenientemente enmascarillada, dio en plasmar su existencialismo pandémico en viñetas, improvisadas guarramente a mano alzada sobre la barra, y a colgarlas en la red según iban saliendo. Así surgió Dog Biscuits, más como una necesidad fisiológica o una excrecencia corporal (caca, pis, uñas, mocos) que como una obra de alta vocación artística. La estética es feísta a rabiar: la autora reconoce como sus grandes referentes al Robert Crumb de Weirdo y los dibujos animados de Bob Esponja. Sus personajes son zoomórficos, en línea con la corrupción de los modelos Disney que ya comenzara el propio Crumb con El gato Fritz. Rosie la conejita, Gussy el perro, Hissy la serpiente y los muchos secundarios de Dog Biscuits acampan en Capitol Hill, fuman, beben, se drogan, se sumergen en monólogos existenciales, discuten de política, follan como bestias, se engañan y se autoengañan: muy Disney todo, ¿a que sí? No todos los personajes son estrictamente zoomorfos: hay un perro con cara de señor; Eggsy, que es no binarie, tiene cara de huevo; y los policías del SPD tienen, literalmente, cara de culo. Como corresponde a la indignación de la izquierda estadounidense tras el asesinato de George Floyd, Dog Biscuits se ensaña con el cuerpo policial: los agentes caraculo son los malos del cuento, sádicos, viciosos y adictos a la metanfetamina. En su retrato de estas grotescas fuerzas del orden, la mala hostia de Alex Graham hace que El jueves parezca una revista infantil.

Y no solo en eso: la plasmación que hace la autora, sin inhibición ni filtro alguno, de las mecánicas del amor, el deseo y el sexo convierte a Dog Biscuits en un documento extraordinario, en clave de farsa, sobre el mapa emocional de nuestro tiempo. Los polvos que escenifica Graham con sus monigotes zoomorfos, recreándose en los detalles más gloriosamente sórdidos, merecen un lugar en una antología del cómic: follar es así pero nadie se atrevía a mostrarlo. La sensibilidad descarnada que rezuma Dog Biscuits es una brillante actualización de Bukowski a la era digital. De hecho, la obra nace conscientemente como un homenaje a Bukowski: en Factotum, su álter ego Henry Chinaski se tiene que ganar la vida trabajando hasta la madrugada en una fábrica de galletitas para perros; las reflexiones en las que se sume Chinaski a propósito de su trabajo, monótono y deprimente, son las mismas que se hacen los protagonistas de Dog Biscuits, en una encrucijada existencial donde ningún camino lleva a ninguna parte, donde la única fuerza redentora es el amor y se nos escapa entre los dedos, ahogado por el ruido ensordecedor de las redes sociales y el martilleo de nuestras propias neurosis: un alboroto amplificado por las medidas de aislamiento, las forzosas y las voluntarias, que han caído sobre nosotros con el puto COVID, como un castigo divino. La lúcida, amarga bufonada de Dog Biscuits nos invita a la autocrítica y a recuperar la cordura. Empezamos esta semana quitándonos las mascarillas: ¿servirá de algo o el daño ya está hecho?

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Icon, la nueva línea de ropa de Springfield 100% sostenible

La conocida marca textil española ha dado un salto hacia la moda sostenible, creando una nueva línea de prendas versátiles y cómodas, teniendo como...

Acción por el «voto negativo»

I)Actualmente todos o casi todos estamos de acuerdo en que la situación global en la que nos encontramos es extremadamente delicada desde el punto...

Bolaños amenaza con quemar a los del Vox

“Por su obras los conoceréis, guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con vestidos de oveja pero por dentro son lobos rapaces”...

LUIS ARTERO, el muy difícil arte de acabar bien

El pensamiento me cruza por la cabeza como una revelación. Es evidente que Luis Artero, el casi abuelo de mi hijo Max, siempre fue...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

Sale a la luz el informe del Consejo Interterritorial de Salud de noviembre del 21 que reconoce los aspectos negativos del Pasaporte Covid en...

La Asociación Liberum ha informado hoy sobre la publicación del informe relativo a la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial de Salud (pasaporte Covid-19)...

Fuimos esenciales y ahora somos invisibles

Principios del año 2021. Bomberos, guardias civiles, trabajadores sociales, enfermeros, profesores, policías y demás cuerpos esenciales de estado español fuimos citados para la vacuna...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

El Ministerio de Sanidad niega la existencia de un informe que sí ha sido presentado por la Consejería asturiana sobre la valoración del pasaporte...

Esta mañana, en Diario16.com informábamos de la noticia relativa al informe del Consejo Interterritorial de Salud celebrado en el mes de noviembre de 2021...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Icon, la nueva línea de ropa de Springfield 100% sostenible

La conocida marca textil española ha dado un salto hacia la moda sostenible, creando una nueva línea de prendas versátiles y cómodas, teniendo como...

Acción por el «voto negativo»

I)Actualmente todos o casi todos estamos de acuerdo en que la situación global en la que nos encontramos es extremadamente delicada desde el punto...

Bolaños amenaza con quemar a los del Vox

“Por su obras los conoceréis, guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con vestidos de oveja pero por dentro son lobos rapaces”...

LUIS ARTERO, el muy difícil arte de acabar bien

El pensamiento me cruza por la cabeza como una revelación. Es evidente que Luis Artero, el casi abuelo de mi hijo Max, siempre fue...