La llegada masiva de personas que normalmente no viven en Andalucía está ocasionando que se tomen medidas como el confinamiento en las zonas costeras.

En Punta Umbría, sin ir más lejos, el alcalde ha tenido que hacer un llamamiento para que la gente se quede en sus casas, y además, han tenido que anunciar el cierre de las playas. Y es que, fundamentalmente, el problema no son las personas que habitualmente viven allí, sino la ingente cantidad de personas que se han trasladado desde otros lugares de España, como Madrid, ahora que se ha anunciado medidas de teletrabajo.

Por desgracia muchas personas están interpretando la situación de alerta como unas vacaciones, cuando en realidad estamos en una situación de grave riesgo para la salud. Lo dicen los médicos y los expertos en materia sanitaria: aunque esto no sea una enfermedad grave en términos generales, es imprescindible tomar medidas de forma disciplinada para no colapsar los servicios hospitalarios.

¿Qué es lo que ocurre? Normalmente la gente no le da importancia a los avisos. Sobre todo la gente de mediana edad y jóvenes porque saben que ellos no van a morir posiblemente por el coronavirus. Ahora que hace buen tiempo, además, salen de terrazas. Lo que desconocen es que aunque se encuentren aparentemente bien, pueden estar transmitiendo la enfermedad y ésta tardará días en dar señales, si es que las da. Pero aunque no muestre síntomas, sí pueden estar propagándola a todas las personas con las que se encuentren, familiares, amigos. Por eso es tan irresponsable actuar como si no les afectase a ellos, porque todos somos posibles transmisores y podemos generar la infección de otras personas, que sí pueden llegar a morir.

Es tan sencillo como tomar nota de lo que ha sucedido en Italia, donde al principio no quisieron hacer caso a las pautas que se daban y hoy se encuentra todo el país confinado en sus domicilios con situaciones realmente alarmantes en los hospitales. Es tal el colapso que no pueden atender a todos los enfermos como se debería hacer, y están lamentando muertes que se podían haber evitado.

En El Rocío han tenido que hacer uso de los servicios de protección civil para pedirle a la gente que, por favor, desalojasen las terrazas públicas donde estaban de cañas.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre