Es innegable que los españoles cada vez se preocupan más por su salud, tratando de realizar todas aquellas acciones que puedan dar pie a una mejoría en este sentido: alimentarse correctamente, hacer deporte con regularidad, etcétera. Precisamente una de ellas, en caso de ser llevada a cabo frecuentemente, no solo resulta placentera sobre todo en la estación invernal en la que nos encontramos, sino que también repercute muy positivamente en el bienestar.

Se trata de disfrutar de una agradable sesión de jacuzzi. Si en alguna ocasión con anterioridad ya has gozado de alguna te habrás dado cuenta de que, durante unas horas, tu cuerpo parecía flotar o encontrarse en un escenario con ingravidez. Y no es para menos, puesto que la lista de beneficios es extensa y, más allá de ser temporales, pueden acabar convirtiéndose en permanentes si se hace uso asiduamente de dicho elemento.

 

Los jacuzzis pueden mejorar considerablemente tu salud

Basta con hacer uso por primera vez de un jacuzzi para cerciorarse de que la experiencia es gratificante de principio a fin. Precisamente el primer beneficio que será sacado a colación hace referencia a la satisfacción que obtiene cualquier individuo al meterse dentro de esta especie de bañera –generalmente circular– y que implementa un sistema de hidromasaje. ¿Sabías que los jacuzzis ayudan a liberar serotonina?

Efectivamente, esta sustancia química, cuando se regula óptimamente, aumenta al máximo el nivel de alegría en general e incluso felicidad del individuo en cuestión. A día de hoy existen diversas maneras de conseguirlo, desde realizar una actividad deportiva hasta deleitarse con un plato muy sabroso. Por supuesto, gozar de la agradable temperatura del agua es otro buen método.

Son muchos los pacientes con afecciones psicológicas como la depresión que sienten un gran alivio al someter a sus respectivos cuerpos al inmediato placer que supone el hecho de adentrarse en un jacuzzi, independientemente de si lo hacen solos o acompañados. Aunque la lista de beneficios va más allá.

Entre los de mayor importancia se encuentra el de disminuir el grado de afectación de las inflamaciones, actuando no solamente sobre aquellas que son de carácter temporal, sino que también logra reducir las que por unos u otros motivos se han cronificado –por ejemplo debido a haber contraído una enfermedad como la diabetes–.

Desafortunadamente las inflamaciones en determinadas partes del cuerpo llegan a ser muy dolorosas, por lo que supone un auténtico alivio para dichas personas el aumento de temperatura corporal que se produce dentro de un jacuzzi y que tarde o temprano acaba derivando en esta mejoría sustancial.

Continuando con el listado de beneficios muy trascendentes llega el momento de sacar a colación la presión arterial. Son innumerables los españoles que tratan de reducirla por todos los medios, ejemplificándolo el hecho de ingerir alimentos con una baja proporción de sal. Por suerte, una de ellas es placentera a más no poder: permanecer durante aproximadamente media hora en el interior de un jacuzzi.

Gracias a la reducción de los valores de presión sanguínea no solo la circulación de las extremidades mejora –junto a la de todo el organismo en general–, sino que a su vez se evitan complicaciones que pueden llegar a ser de gravedad, tales como los trombos.

A los beneficios detallados hasta el momento hay que sumar otros relevantes como la disminución del estrés, factor que es de especial trascendencia en pleno 2019, amén de la recuperación muscular que se produce en un tiempo récord. Precisamente debido a ello se suele recomendar a los deportistas bañarse en un jacuzzi inmediatamente después de haber concluido su actividad física.

 

Acudir a un spa, una buena forma de gozar de dichas ventajas

En los tiempos que corren existen múltiples posibilidades a la hora de disfrutar de un jacuzzi y, por ende, otorgarle al organismo todas las ventajas que ello supone en términos de salud. Una de las más deseadas consiste en adquirir e instalar una unidad en el domicilio particular, pero si por falta de presupuesto o espacio ello es inviable una alternativa aconsejable se resume en hacer acto de presencia en un spa.

Prácticamente en todos los spas se da cita un jacuzzi, junto a otros elementos adicionales que te pueden ser de gran ayuda como una sauna o un baño de vapor. En líneas generales las instalaciones tienen un coste por hora, lo cual lleva a resultar en una experiencia bastante asequible a nivel económico.

En cualquier caso, los beneficios propios de los jacuzzis se obtienen con otras ventajas adicionales por el hecho de encontrarte en un spa público. El primero de ellos y más importante consiste en relacionarte con otros asistentes, lo cual también propicia la regulación de serotonina anteriormente mencionada.

Por otra parte, la actividad llevada a cabo en las instalaciones de tu elección acaba dando pie a una mayor facilidad para conciliar el sueño a posteriori, consiguiendo que el molesto insomnio desaparezca por completo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + doce =