Las discotecas y los locales de ocio nocturno están en el punto de mira de las diferentes administraciones porque se están convirtiendo en uno de los principales focos de contagio de coronavirus. Son muchas las imágenes y vídeos tomados por las personas que acuden a estos lugares a divertirse en las que se puede comprobar que no se están cumpliendo las normas de distancia social ni de protección con mascarillas.

Ante el incremento de los rebrotes, lejos de cumplir las normas implementadas tanto por las comunidades autónomas como las indicadas desde el Ministerio de Sanidad, varios empresarios del ocio nocturno están acudiendo a estratagemas para evitar la difusión de lo que ocurre en las discotecas.

Un ejemplo de ello lo tenemos en una discoteca de la Región de Murcia donde, en vez de pedir responsabilidad a los clientes o de garantizar su seguridad, algo que en cierto sentido cumplían puesto en el interior del local había geles hidroalcóholicos y se tomaba la temperatura a la entrada y la salida, entregaban una pegatina para tapar la cámara del móvil y, de este modo, evitar la toma de imágenes o la grabación de vídeos que pudieran luego subir a redes sociales. La pegatina, además, llevaba un mensaje, cuanto menos, sobrecogedor: «Para poder seguir abiertos. Gracias». Es decir, que para mantener el local abierto, había que ocultar lo que ocurría en el interior, no fuera a ser que sucediera lo que en Gijón, donde dos establecimientos fueron clausurados por la policía a causa de los vídeos y las fotos subidas a redes por los clientes.

El gobierno de la Región de Murcia, por su parte, ha adoptado la decisión de cerrar los locales de ocio nocturno y las discotecas, salvo en las terrazas.  

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre