Este miércoles se cumplen dieciséis años del peor atentado que sufrió España. Un 11 de marzo que desgarró el corazón de un país entero. Aquella mañana una serie de ataques terroristas en cuatro trenes de la red de Cercanías de Madrid, llevados a cabo por una célula yihadista, tal como reveló la posterior investigación policial, sentenció la Audiencia Nacional y reiteró el Tribunal Supremo, se saldaron con 193 muertos y 1.857 heridos graves.

La mentira, sostenida durante 48 horas, sobre la autoría de la matanza, desencadenó en un vuelco electoral sin precedentes y arrebató la presidencia del Gobierno al Partido Popular

Los atentados se produjeron tres días antes de las elecciones generales de 2004. El Gobierno de entonces, capitaneado por José María Aznar, mintió y provocó la mayor ola de ira entre los ciudadanos que se había vivido en democracia. La mentira, sostenida durante 48 horas, sobre la autoría de la matanza, desencadenó en un vuelco electoral sin precedentes y arrebató la presidencia del Gobierno al Partido Popular.

Casi un 30% de los españoles reconocieron que los atentados afectaron a su voto, según se desprendía de una encuesta postelectoral del CIS en 2004. Lo cierto es que la tendencia en aquella convocatoria electoral indicaba una intención muy alta por parte de los ciudadanos a la abstención, algo que cambió radicalmente una vez se conoció la autoría de los ataques que dejó en evidencia las mentiras del Gobierno.

Durante estos 16 años han saltado bulos sobre lo ocurrido en 2004 que han sido utilizados de manera torticera como arma arrojadiza en el ámbito político. Algo que denota la poca sensibilidad y ausencia absoluta de pudor por parte de los que los utilizan.

Durante el día de hoy, como viene siendo habitual cada año, estaba previsto un acto impulsado por cuatro organizaciones (Asociación de Víctimas del 11-M, UGT, CCOO y el Sindicato de Unión de Actores y Actrices) para recordar a los fallecidos y heridos en el atentado terrorista. Sin embargo, este acontecimiento ha tenido que suspenderse después de que el Gobierno haya aumentado durante el día de ayer las precauciones para prevenir nuevos contagios por coronavirus.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, han depositado hoy una corona de laurel ante la placa en la Real Casa de Correos que recuerda a las víctimas de los atentados, así como a los servicios de emergencias y ciudadanos que las auxiliaron.

Durante la ceremonia han tañido las campanas del reloj de la Real Casa de Correos. El Gobierno regional ha querido mantener el acto institucional de recuerdo a las víctimas del 11-M, aunque se ha decidido limitar el número de asistentes como consecuencia del coronavirus.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre