La candidata del PP a la Comunidad de Madrid y futura presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha lamentado que se esté intentando “echar por tierra” su investidura y dañar su “honor”, a raíz de diversas informaciones que la relacionan con la trama Púnica, aunque ha avisado de que lo soporta “todo”.

En una entrevista concedida a El Mundo, recogida por Europa Press, Ayuso ha asegurado que la “campaña que se ha puesto en marcha en su contra” se debe a que intentan “echar por tierra” su investidura, marcarla y dañar su honor, pero que lo que nunca imaginó es que se pusiera en medio a su familia.

“Jamás pensé que se pudiera llegar tan lejos… Yo lo soporto todo. Lo que me duele es que me ataquen usando a alguien que no se puede defender por sí mismo porque está muerto. Mi padre falleció en unas circunstancias muy duras. Tampoco piensan que pueden hacer daño a otras personas como mi madre. Y eso parece que no le importa a nadie”, ha lamentado en la entrevista.

Asimismo, ha incidido en que ha sido una persona “honrada” que ha trabajado de forma “muy discreta por muchos años”, y que “nunca nadie” le ha llamado a un juzgado.

El informático de Eico Adrián de Pedro −hermano de Alejandro, supuesto ‘conseguidor’ de contratos de la trama Púnica− apuntó en una declaración judicial realizada en 2014 a la candidata a presidir la Comunidad como su contacto en el PP para los trabajos de mejora reputacional de la candidata Esperanza Aguirre en la campaña electoral de 2011.

A este respecto, Ayuso ha indicado que se tratan de declaraciones de hace dos o tres años, que se remontan a casi “una década atrás”, por lo que ha asegurado que ella solo colaboró con la comunicación de su partido político, y que la “única vinculación” que puede llegar a tener es por “cuestiones técnicas”.

Además, ha aseverado que no tenía ninguna “responsabilidad” ni en contratar “ni en elegir a esa gente”. “Repito que no he sido llamada siquiera como testigo porque en mi actuación no hay nada reprochable”, ha incidido.

En cuanto a que cobrara 4.000 euros trabajando en el gabinete de Aguirre, la futura dirigente autonómica ha defendido que se trataba de “una época distinta, en las empresas y en todos los sectores” por lo que “había otros sueldos”.

Además del asunto de la trama Púnica, el diario Infolibre ha publicado en los últimos días una serie de informaciones que apuntan a dos donaciones sospechosas y a un supuesto alzamiento de bienes en una vivienda y un local de oficinas en Madrid que supuestamente afectarían a Díaz Ayuso. Dos asuntos que empañan la más que segura investidura de la líder del PP madrileño.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre