La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Natividad Díaz Ayuso se enzarzó ayer en una ardua discusión con la portavoz del partido ultraderechista Vox en la Asamblea, Rocío Monasterio, a la que espetó: «Dios no me hizo perfecta y, por eso, no soy de Vox».

“El intento por restringir el derecho al aborto y penalizarlo, no reduce el número, sino que solo crea más sufrimiento”

La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, le había preguntado sobre las medidas que va a adoptar su Gobierno para disminuir las cifras de aborto en la Comunidad de Madrid, que se mantienen estables entre 12.500 y 13.000, las cifras más bajas en la última década.

«Voy a cumplir con mi programa electoral que llevaba muchas y mejores medidas que las que planteaba Vox y, por eso, la izquierda nos atacó a nosotros y no a ustedes durante la campaña», ha señalado Díaz Ayuso.

“He conocido a muchas mujeres que se han arrepentido de abortar porque han acabado con la vida de ese niño… podrán tener otro, más hijos, pero ese no va a volver, porque una vida no se puede reemplazar por la otra. Sin embargo, no conozco a ninguna mujer que se arrepienta de sus hijos«, ha indicado.

Desde 2012, según los datos del Ministerio de Sanidad, en España las IVE (interrupciones voluntarias del embarazo) han descendido. Hace siete años, en el segundo año con la nueva ley, se produjeron 113.419 operaciones, una cifra similar a la de años anteriores –113.031 en 2009 y 111.482 en 2010– e inferior al pico que se produjo en 2011 con el nuevo texto legislativo –118.611-. Desde entonces, se ha mantenido por debajo de los cien mil: 94.796 (2014), 94.188 (2015), 93.131 (2016, la cifra más baja en una década) y 94.123 abortos en 2017, último año con cifras oficiales.

Los datos en Madrid desmienten tanto a la portavoz del partido de extrema derecha, Vox, como a la presidenta madrileña del PP. Los IVE son: en 2010 se produjeron 14.770, en 2011 15.140, el año 2012 bajo a 14.900. Siguió bajando los años siguiente, 2013 hasta los 14.620, en 2014 a 12.580, en 2015 a 12.540, en 2016 a 12.510 y el ultimo años en los que hay datos subió ligeramente hasta los 13.070, muy lejos de los 19.000 abortos de los que ha hablado Monasterio en la Asamblea madrileña. “Por su parte, Monasterio ha resaltado que el año pasado hubo 19.000 condenados a muerte y, entre estos casos, mil madres ya habían abortado ese mismo año y 6.500 ya habían abortado previamente. A estas palabras, Ayuso contesto asegurando que «Dios no la hizo perfecta y por eso no es de Vox. No tengo la potestad estar en cada casa, en cada rincón de cada familia, para decirles cómo tienen que vivir que es precisamente como entienden las cosas desde Vox o desde Podemos», ha subrayado.

Durante la campaña electoral para la Comunidad de Madrid, toda una candidata por el PP a la Comunidad de Madrid como Isabel Díaz Ayuso propuso dar personalidad jurídica al “concebido no nacido”, como un miembro más de la unidad familiar, reservándole plaza escolar o inscribiéndolo en el libro de familia. Hoy lo ha vuelto a hacer, intentando por un lado acusar a las mujeres de equivocarse cuando abortan y para afirmar que no va a perseguir a ninguna mujer que aborte, cuando no puede hacerlo, al no ser delito.

Isa Serra: «El intento por restringir el derecho al aborto crea más sufrimiento».

Isa Serra, portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, comenzó su réplica afirmando que “si una mujer decide no continuar con su embarazo no es un fracaso, sino que es un derecho. Son nuestros cuerpos y tenemos que poder decidir libremente con educación sexual, con anticonceptivos y con aborto seguro y gratuito», ha recalcado.

“Lo que es un fracaso, pero para las instituciones, es que las mujeres aborten en condiciones de inseguridad”, recordando que en el mundo hay 22 millones de abortos inseguros, “muchas veces las mujeres lo hacen con perchas y muchísimos de estos abortos generan muertes”. “El intento por restringir el derecho al aborto y penalizarlo, no reduce el número, sino que solo crea más sufrimiento”.

Según Serra, “el Gobierno permite que grupos antiabortistas persigan a las mujeres y las acosen en las puertas de las clínicas, y esto es así porque «el aborto no está garantizado en la sanidad pública. «El año pasado solamente de seis de 17.000 abortos (la realidad es que no hay datos del 2018), fueron en la sanidad pública”. Para finalizar, ha asegurado que Vox le ha servido al PP para “dejarse ver como realmente siempre han sido: solo hay que ver a Gallardón en 2014, proponiendo una ley que nos quería hacer retroceder”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + once =