A quien lo quiera leer.

Llevo varios meses intentando sentarme ante mi ordenador con la tranquilidad suficiente como para poder escribir estas líneas. Antes no pude porque me enerva el escándalo que me producen cada día las informaciones publicadas en Diario16 sobre lo sucedido con el Banco Popular. No soy afectada, jamás fui clienta de ese banco, pero mi cuerpo y mi alma no pueden dejar de revolverse ante la injusticia que están sufriendo todas esas personas que sí lo son.

¿En qué país vivimos cuyos organismos públicos se prestan a permitir que se arruine a más de un millón de personas para rescatar a un banco que pasa por dificultades? ¿Los tribunales al servicio de quién están? No me puedo ni imaginar el sufrimiento que tienen que estar pasando esos seres humanos. Imagino que, a pesar de que ya han pasado dos años desde que les incautaron su dinero, aún seguirán en estado de shock.

Sin embargo, todas estas familias han tenido la suerte que otras víctimas de estafas financieras no tuvieron al encontrar a un medio de comunicación serio, independiente y valiente que no dudó en iniciar una investigación exhaustiva de lo que estaba ocurriendo con un banco que en la década de los 90 era calificado como el mejor del mundo.

Leí con fruición y me estudié el libro de Manuel Domínguez Moreno Banco Popular, una operación diabólica y me di cuenta que toda esta investigación se inició mucho antes de la rebelión interna para cargarse a Ángel Ron y me dije: ¿cómo es posible que un caso así no haya trascendido a los grandes medios? Fue entonces cuando me dediqué a contrastar lo que publicaban unos y otros y encontré la respuesta: todos aquellos que tenían entre sus clientes o entre sus accionistas al Banco Santander. Por eso se entienden los artículos publicados en diferentes medios aprovechando el segundo aniversario de la intervención. ¿Cómo se puede seguir justificando lo injustificable? ¿Cómo se puede continuar defendiendo lo indefendible? ¿Cómo se puede tener la “templanza” de presentar como inevitable lo que pudo haberse evitado? ¿Es que la dignidad puede venderse a cambio de un anuncio, un contrato, una condonación de deuda o de una campaña publicitaria?

Sin embargo, Diario16 siempre estuvo ahí y no ha cejado en la publicación de cientos de documentos que demuestran cómo se fue gestando esta supuesta estafa que ha afectado a más de un millón de personas.

No voy a citar todos esos documentos, ni las implicaciones que tienen. Sin embargo, no se puede dejar de alabar cómo Manuel Domínguez, Esteban Cano y todos los que están trabajando de manera incansable en desentrañar la verdad han ido desmontando con cada noticia las versiones oficiales de lo que verdaderamente sucedió en junio de 2017.

Hubo dos momentos en los últimos meses que me enervaron de tal manera que me hicieron comprobar que, si no hubiera sido por Diario16, este caso ya estaría archivado desde hace tiempo, tanto en España como en Europa. El primero fue cuando en este medio se publicó que el Banco de España había aceptado la venta del Popular al Santander en un documento registrado el día anterior a la intervención. ¿Por qué no llamó de inmediato la Justicia a los responsables de ese hecho a declarar? ¿Es que los jueces no vieron las implicaciones de ese documento? Pues, a día de hoy, nada. El documento continúa publicado y ni jueces ni fiscales han llamado a declarar a nadie. ¿Esto se puede permitir en un estado de derecho? En cualquier otro país no, en España es, por desgracia, lo habitual.

El segundo fue la publicación del informe de los inspectores del Banco de España. Ante esas conclusiones, ¿nadie va a actuar? Me sorprendió cómo desde algunos medios se quiso tergiversar lo afirmado por unas personas que han dedicado más de un año a realizar ese informe para seguir protegiendo a quienes fueron, no sólo los responsables, sino los inductores.

El informe, además, certificaba las conclusiones de la investigación de Diario16, algo que en este medio llevaban dos años indicando.

¿Qué va a pasar ahora? Han transcurrido dos años y sigue habiendo demasiadas preguntas que no han encontrado respuesta salvo en las páginas de un medio de comunicación serio, justo, independiente y, sobre todo, valiente porque en un país controlado por los intereses de los bancos hay que tener valor para denunciar una injusticia así. Por esta razón Diario16 tiene que ser catalogado como “razón de Estado” porque es el único que, desde la verdad, se ha convertido en la referencia de más de un millón de seres humanos a los que se les incautaron sus bienes sin ninguna razón objetiva.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

10 Comentarios

  1. Gracias corazón por tu apoyo,la verdad es lo estamos pasando francamente mal,yo me e quedado sin nada hasta el último día confie en el banco por qué todo iba bien según ellos, espero que con la ayuda de este medio y todo su equipo que se merecen lo mejor tengamos algo de paz y suerte

  2. Estimada señora,esto que dice, al igual que las preferentes de Bankia y otros latrocinios que no voy ahora a enumerar, son consecuencia del Estado terrorista que tenemos.,sí ,ha leído bien, terrorista…porque hace ya tiempo se dedica a sembrar el terror entre los que debía proteger porque a los que protege ya tenemos todos claro quiénes son: Banca,Farmacéuticas, Energéticas (gas,electricidad…) e Inmobiliarias, amén que dilapidar vía privatización nuestro estado del bienestar (viviendas,hospitales, educación). A esto le llamo yo organización criminal ,sí, el Estado español se ha convertido en una organización criminal.
    Lástima que sólo una inmensa minoría nos demos cuenta…Saludos.

  3. Lo vuelvo a intentar tenia mi escrito terminado y por arte de magia a sido eliminado y decia que hemos dado ciento de veces las gracias a Esteban y a diario 16 y no nos importa volver a darlas las veces que hagan falta y sabemos que sois el único medio que tenemos para denunciar públicamente del robo que hemos sido engañado estafados. Salud diario 16 y muchas gracias una vez más.

  4. Muchas gracias señora Velasco. A este país le vendrían bien, muchas personas como usted.
    Hay una gran carencia de personas inteligentes que buscan el bien de la sociedad. Y hay otras que se autoproclaman feministas y que sin embargo buscan enriquecerse aunque sea ilicitamente y a costa de la salud de miles de personas. Personas que solo ven en la gente un puñado de euros. Esperemos que la justicia, si la hay, haga su trabajo.

  5. Realmente no sé que decir. Es por personas como usted por lo que este país a veces puede parecer que merece la pena, luego al mirar a determinados políticos (casi todos), jueces (muchos) y periodistas (bastantes), uno vuelve encontrarse la realidad. Al final estos políticos, jueces y periodistas son el reflejo de las tragaderas y catadura moral de mucha gente del país. Quizás esté cambiando poco a poco, ojalá. Si es así será por personas como usted y por periodistas como los de Diario16. Gracias por estar ahí Emma Velasco.

  6. Eso es lo que falta en españa personas con empatia como usted que se den cuenta que hoy somos nosotros pero mañana le puede tocar cualquier español si no se para a esta banda de pendejos y ladrones muchas gracias a usted y a diario 16.
    es verdad ha habido robos anteriores que no tuvieron el respaldo de ningun medio ,si no fuera por diario 16 no existiriamos .seriamos basura destruida .
    gracias a diario 16 mantenemos la esperanza en que se haga justicia

  7. «¿En qué país vivimos cuyos organismos públicos se prestan a permitir que se arruine a más de un millón de personas para rescatar a un banco que pasa por dificultades? », dice en un parrafo la autora del articulo, y yo voy a responderla, con la directa claridad que es mi blason y divisa. Emma, existes en un pais basura, que vota sistematicamente a la basura politica mas repulsivamente corrupta, a la basura que desde cualquier opcion politica, tradicionalmente le roba, nunca mejor dicho por sistema. Yo jamas he votado a esa escoria, pero quienes si lo han hecho, sabiendo perfectamente lo que hacian, ahora tienen el pais que se merecen. Las cosas, son asi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + veinte =