Hace ya siete años que Giuseppe Simioli estaba en busca y captura. El Arma de Carabinieri en una operación conjunta con el Grupo de Drogas de la Unidad Central Operativa de la Guardia civil (UCO) lo han atrapado en una localidad próxima a Roma, tras años detrás de su pista.

Desde el inicio de la investigación, allá por 2009, se comenzó con la búsqueda de los jefes del clan, quienes vivían a caballo entre Italia y España. Según fuentes de la Guardia Civil, sería a partir del año 2012 con la detención de Giuseppe Polverino, jefe del Clan Polverino, perteneciente a la Camorra Napolitana, cuando Simioli se puso al mando de la organización. Polverino por aquel entonces se encontraba incluido en la lista de las 30 personas más buscadas por las autoridades italianas.

El elemento clave para resolver la causa en esta detención del jefe del clan, ha sido un romance mantenido por Simioli. La Guardia Civil aumentó el dispositivo de seguimiento y vigilancia de personas cercanas a Simioli, para así conseguir información sobre su paradero. Lo que se sacó en claro fue que una mujer alternaba un mes de residencia en nuestro país con tres en Italia, donde supuestamente se reunía con el sospechoso.

Esta mujer tomaba medidas de seguridad para no ser descubierta, como cambiar varias veces de vehículo, como ocurrió el pasado mayo, cuando se trasladó en coche desde Barcelona a una localidad próxima a Roma. Una vez se trasladó la información a los investigadores de Carabinieri, se puso en marcha la operación para detener a Simioli, logrando así acabar con la presencia del jefe en el clan.

Desde 2008, la UCO ha detenido a más de 100 miembros de organizaciones italianas. Además sigue colabora estrechamente con el cuerpo de Carabinieri de Italia, que por su parte, han detenido en su país a más de 400 delincuentes relacionados con la mafia y la camorra italiana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here