En uno de los estados más violentos de México, Tamaulipas, se encontraron los restos Pilar Garrido Santamans, la española desaparecida el pasado 2 de julio. Esta misma mañana se ha producido la detención de su marido, que desde el principio de la investigación se consideró como uno de los sospechosos del asesinato.

Según la declaración del marido, Jorge González Fernández, el 2 de julio, les asaltaron unos hombres armados cuando ellos regresaban de pasar unos días en la playa con su hijo. Se dirigían a Ciudad Victoria, la capital de Tamaulipas, cuando supuestamente les amenazaron y se llevaron a su mujer. Jorge no denunciaría el suceso hasta el día siguiente, cosa que hizo sospechar a los investigadores.

Los restos óseos de Pilar Garrido finalmente se encontraron en un paraje del pequeño municipio de Villa de Casas. González Fernández ayudó en la búsqueda de su mujer, pero a pesar de ello los indicios se amontonaron en su contra. La autopsia reveló que la muerte había sido provocada por un estrangulamiento, práctica para nada común entre los grupos delictivos de la zona. Además la fiscalía del estado de Tamaulipas consideró el testimonio del marido como contradictorio.

Casi un mes después de su desaparición, encontraron los restos de Pilar, confirmándose con una prueba de ADN, que la familia en España quiere volver a repetir en España para asegurarse al 100% de su veracidad. Su hermana, Raquel Garrido, en una rueda de prensa organizada en el Ayuntamiento de Massalavés (Valencia) exigía las radiografías dentales para confirmar que se trataba de su hermana.

En el estado de Tamaulipas, donde entre enero y mayo se registraron al menos 686 homicidios y 105 secuestros, un hombre ha vuelto a matar a una mujer. La familia no lo cree, no creen que su cuñado, yerno y nuero y padre del bebé haya podido ser capaz de tal acto. Pero los restos ya vienen hacia nuestro país.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre