Las investigaciones de la Fiscalía del Tribunal Supremo sobre la presunta fortuna oculta del rey emérito vinculan a Juan Carlos I con cuentas en la isla Jersey. Según ha informado El Confidencial, los fondos descubiertos en el paraíso fiscal de bandera británica, que ya aparecieron en una investigación del juez Baltasar Garzón, están vinculados al empresario y diplomático Manuel Prado y Colón de Carvajal, conocido durante décadas como testaferro del monarca y que fue condenado por apropiación de fondos.

El Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) detectó movimientos de fondos sospechosos después de recibir una alerta de una entidad financiera. En concreto, la línea de investigación demostró que se había introducido en España dinero no declarado procedente de un trust de Jersey presuntamente administrado por un testaferro. Además, el Ministerio Público comprobó que el destinatario de los fondos era presuntamente el rey emérito. Sin embargo, las transferencias no se realizaron a su nombre, sino al de un tercero.

En 2002, el entonces juez Garzón abrió el caso de las conocidas cuentas de Jersey, desde las que además, presuntamente Repsol pudo pagar campañas al entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez. Ahora, la Fiscalía del Supremo se encuentra tratando de efectuar nuevas averiguaciones. Aunque las cifras no son definitivas, las cuentas, que datan de la época del caso KIO, en la década de los 90, podrían ocultar hasta diez millones de euros.

El entorno del rey emérito niega su vinculación con estas cuentas y rechaza que Juan Carlos I conociera de la existencias de estas sociedades y que haya disfrutado de las transferencias. Juan Carlos I, que en el mes de agosto trasladó su residencia a los Emiratos Árabes, ha acumulado hasta tres causas diferentes por las que el Ministerio Público le ha investigado.

En concreto, la Justicia ha abierto diligencias a Juan Carlos I por el presunto pago de comisiones ilegales en la adjudicación del AVE a la Meca; por las informaciones relacionadas con las fundaciones Lucum y Zagatka; y por el uso de tarjetas opacas por él y algunos de sus familiares. El pasado mes de diciembre, el emérito realizó una primera regularización de fondos con Hacienda, de 678.393 euros. Le siguió otra, en febrero, de hasta 4,4 millones de euros para declarar el dinero que recibió de la Fundación Zagatka.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre