martes, 28junio, 2022
19.4 C
Seville

Desobedece o muere

David Márquez
Escritor de artículos y ficción. Colabora con diversas publicaciones periódicas y ha publicado: ¿Y? (microrrelato) y DAME FUEGO (el libro) (microrrelato, poesía y otros textos), ambos trabajos inconfundiblemente en línea con el pensamiento y estilo que manda en sus artículos, donde muestra su apego a la libertad total de ideas, a lo humano y analógico, siempre combativo frente a cualquier forma de idiotez. amazon.com/author/damefuego
- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...

Pedro Sánchez tendrá que hacer público si tiene acciones en el Santander y otras empresas cotizadas

Lo mínimo que se espera de un presidente un gobierno democrático es la transparencia respecto a su patrimonio. Ahí se incluyen también los vehículos...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...
- Publicidad -
- Publicidad-

Paralelamente a la proliferación de aseguradoras especializadas en medicina digital y otras sustituciones por el estilo, detecto un vertiginoso deterioro de servicios públicos, más el consiguiente y necesario cabreo de usuarios a las puertas de centros de salud, oficinas y delegaciones varias.

El ciudadano obediente, bien vacunado, enmascarado y limpio, tras seguir al pie del decreto las obligadas “recomendaciones”, habiendo comulgado con aislamientos, cuarentenas, confinamientos y facturas de electricidad, fija su atención, veinticuatro horas, en la pantalla que lo mantiene al día en cuanto a restricciones, prohibiciones y clavadas, encuentra agujeros, precipicios entre lo que debería esperarse y lo que le ofrece su Estado de Derecho amparado en una Constitución ultrajada, de risa, donde solo brillan obligaciones que en dureza parecen de chiste comparadas con las que ni siquiera allí figuran, esas que se dan a conocer por “los medios”.

Y es que la tele y el Internet conforman un nuevo dispensario, la nueva Carta Magna “en vivo”, elástica, participativa y caótica, donde cada “experto” interpreta y despacha derechos y obligaciones que sorprendentemente van a debate y se aprueban. Esto ocurre cuando los políticos mutan definitivamente a marionetas colaboracionistas, cuando los medios de confusión y neurotización se venden a la “última noticia” y los empleados con suerte, privados o públicos, obedecen y callan, pensando que a ellos no les va a tocar.

Pero ellos, ahora lo ven, son los siguientes en la lista. Y lo siguiente, por qué no (ya todo es posible), puesto a imaginar, podría ser privatizar la Justicia, inventar prisiones de pago, un nuevo Tribunal de la Inquisición “inteligente”, que “piense por ti y los tuyos”. A un paso nos veo de la realidad futurista de aquel “viejo film” (etiqueta esa de “viejo” muy práctica para mandar cultura, arte y conocimiento al olvido) titulado “The time machine” (Estados Unidos, 1960), basado en la novela de H.G. Wells.

Todo encaja: los habitantes de un futuro mundo ignorante y apático, donde los libros se pudren, dejan ahogarse a la chica, Weena, heroicamente rescatada por un “humano a la antigua”, Rod Taylor, en tanto obedecen la señal hipnotizadora de los Morlocks, para someterse a sus látigos con total mansedumbre.

Ya va siendo hora de apagar la tele, neutralizando su poder hipnótico, de salir a la calle sin bozal y consumir todas las hojas de reclamaciones que hallemos en nuestro duro camino por la supervivencia, digo yo, y muchas.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. «Y mientras las cosas caían a pedazos, nadie prestaba demasiada atención» (Talking Heads).
    La sociedad no solo ha demostrado obediencia, sino una fe ciega de aquellas anitguas, supersticiosas. Y sí, la televisión y los grandes medios informativos multimedia (las redes sciales son una clase de catecismo constante), han sido el prostíbulo de una Nueva Normalidad Neonazi, aunque de nueva no tiene nada, solo han seguido las consignas ya dictadas en el siglo pasado con medios más potentes para el adoctrinamiento del miedo y el amén. El ser humano pensante, es ya solo un zángano en una colmena que rige una reina voraz.
    Ya va siendo hora… Sí, estoy de acuerdo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Defender la soberanía nacional, antes y después de la cumbre

Defender la soberanía nacional de España -luchar por la independencia nacional de nuestro país- es clave para defender los intereses fundamentales -en el presente...

¿Estamos orgullosos de la justicia española?

Esta pegunta me la he planteado muchas veces desde que murió el dictador, pensando que mejoraría a partir de entonces. Confieso que desde entonces...

Todo mal es maravilloso para alguien

Cualquier mal que existe o que pueda existir siempre hace feliz a alguien y, por lo tanto, eso precisamente va a garantizar que permanezca...

BBVA se une a ‘Abuelos Hackers’

BBVA y la asociación Adopta Un Abuelo colaboran en esta iniciativa con el fin de sumar esfuerzos para acercar la tecnología al día a...