La directora del CEIP José María del Campo, en Sevilla, conversa de forma online con el presidente andaluz el pasado 10 de septiembre, primer día del curso.

El caso del Colegio de Educación Infantil y Primaria José María del Campo, en el sevillano barrio de Triana, es paradigmático del desconcierto entre docentes, enlaces covid y madres y padres de alumnos cuando se detectan casos positivos y nadie sabe a ciencia cierta qué protocolo es el correcto a aplicar en cada caso concreto. Este centro público, uno de los elegidos por el propio presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, para inaugurar de forma online el curso escolar el pasado 10 de septiembre, ha sumado tres casos positivos de covid-19 en un aula de sexto de Primaria y ha provocado que el equipo zoosanitario del Ayuntamiento de Sevilla haya tenido que desinfectar este lunes tanto el aula afectada como las zonas comunes del centro escolar. El enfado de los progenitores y de la propia directora del centro, Sonsoles Salazar, es monumental por la falta de información y de directrices concretas por parte de la Consejería de Educación.

Todos los alumnos del colegio sevillano volverán a las clases este mismo martes, apenas unas horas después de ser desinfectado y pese a los tres alumnos contagiados

El pasado 7 de octubre se conoció el primer caso positivo de covid-19 en un alumno de sexto curso de Primaria. La orden recibida por la coordinadora Covid fue confinar tanto al niño contagiado como sólo a los compañeros más cercanos a él en el aula, lo que motivó una primera oleada de indignación entre los progenitores por no ordenarse el confinamiento de toda la clase ni tampoco ordenarse la realización de pruebas PCR al resto de alumnos del aula en cuestión.

De forma voluntaria, muchos de los padres de este aula decidieron costearse estas pruebas de su bolsillo y los resultados dieron otros dos casos positivos de alumnos del mismo aula. El protocolo establecido por las Consejerías de Salud y Educación para actuar en los centros educativos contra la covid-19 establece que cuando se dan al menos tres casos positivos en un aula todos los alumnos deben guardar cuarentena y ser sometidos a pruebas PCR. Los progenitores temen que la saturación del centro sanitario Amante Laffon que les corresponde en el barrio de Triana impida que se les realicen las pruebas al resto de alumnos de la clase.

Descoordinación y falta de transparencia

La Consejería de Educación ha decidido que el colegio reinicie las clases con total normalidad y de forma presencial este mismo martes. Desde la Federación Provincial de Sevilla de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Fampa) Nueva Escuela se critica la “descoordinación y la falta de transparencia” que la Consejería de Educación está mostrando ante el desarrollo de los protocolos Covid en los centros educativos.

A través de un comunicado, Fampa subraya que, pese a que las competencias para la toma de decisiones respecto al cierre de aulas o centros docentes se han delegado en las respectivas Delegaciones Territoriales de Salud de cada provincia, según las instrucciones del 11 de septiembre del departamento que dirige Javier Imbroda, “no se han especificado criterios algunos para adoptar estas resoluciones, y que las nuevas adoptadas se están aplicando sin criterios comunes”. Esta asociación de Ampas de Sevilla añade que “en la actualidad, es Sanidad quien en función de la evaluación de los riesgos toma las medidas proporcionales, lo que supone que éstas se adopten de manera descoordinada y sean diferentes en casos en igualdad de condiciones, a lo que hay que sumar el hecho de que si estas situaciones se producen en la víspera de un fin de semana o festivo los equipos directivos no reciben información acerca de resultados o medidas a adoptar”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre