Foto: Oxfam

Los cuidados suponen uno de los trabajos más importantes para la sociedad y, en el mayor de los casos, son realizados por mujeres que no reciben remuneración o resultan muy mal pagadas. Una situación que viene motivada por el capitalismo rampante como principal causante de esta desigualdad extrema, así como de una enorme brecha salarial provocada por un sistema económico fallido y sexista.

No obstante, esta desigualdad no resulta un problema meramente económico, sino que atiende a aspectos sociales y de género. Los cuidados a personas mayores o con necesidades especiales, cocinar, limpiar, recogida de agua o leña en el caso particular de algunas zonas del mundo, son tareas esenciales para el bienestar de una sociedad, para la comunidad y su economía. Motivo por el cual economistas feministas, sociedad civil y personas en defensa del trabajo de cuidados llevan décadas proponiendo una batería de soluciones en aras de construir una “economía humana, feminista y más justa”.

En este sentido, el informe expone el marco de las “4Rs” que integran al reconocimiento, la reducción, la redistribución y la representación del trabajo “para llevar a cabo un replanteamiento radical de las prioridades de nuestras economías y sociedades”. Es decir, reconocer el trabajo no remunerado o mal remunerado realizado por mujeres y niñas, como tipo de trabajo o de producción con valor real; reducir el número total de horas dedicadas a las labores de cuidados no remuneradas con la mejora en el acceso de equipamientos asequibles y de calidad; la redistribución del trabajo de forma más equitativa dentro de las familias y, al mismo tiempo, trasladar responsabilidad al Estado  (Ley de Dependencia) y al sector privado, además de representar a  las proveedoras de cuidados más excluidas, contemplando sus particularidades en el diseño y ejecución de las políticas, sistemas y servicios que afecten a sus vidas.

El año pasado, los 2.153 millonarios que existen en el mundo poseían más riqueza que 4.600 millones de personas y según el último informe de Intermon Oxfam en el marco del Foro Económica Mundial de Davos 2020, por ejemplo, los 22 hombres más ricos del mundo poseen más riqueza que todas las mujeres de África. Lo que hace evidente que se trate de “un modelo económico defectuoso que ha acumulado enormes cantidades de riqueza y poder en manos de una élite rica, cuyos beneficios se deben en parte a la explotación del trabajo de mujeres y niñas y a la vulneración sistémica de sus derechos”.

En el caso de España se emplearon en 2018, 130 millones de horas diarias en trabajo de cuidados no remunerado, una cifra que equivale a 16 millones de personas trabajando ocho horas al día sin percibir remuneración, indica el informe. Asimismo, en el ámbito español la ONG recuerda que el trabajo de cuidados no remunerado equivale al 14,9% del PIB con datos sacados de la Organización Internacional del Trabajo. Y Europa Press adelantaba que en este contexto, Intermon ha pedido al nuevo Gobierno de coaliciónque igualen los derechos laborales de las trabajadoras del hogar a las de resto, al tiempo que han reclamado una renta mínima garantizada y que las empresas paguen un 15% del tipo efectivo de forma inmediata”.

La atención y los cuidados son un derecho universal que no debería convertirse en un privilegio solo al alcance de unos pocos. Para ello, la ONG en base a las contribuciones y análisis desarrollados por movimientos feminista y en defensa de los derechos de las mujeres proponen la adaptación de seis medidas para acabar con la brecha entre ricos y pobres, así como para garantizar los derechos de las personas que asumen este tipo de trabajos.

Aquí destaca “la inversión en sistemas nacionales de atención y cuidados que permitan abordar la desproporcionada responsabilidad del trabajo de cuidados que recae sobre las mujeres y niñas; acabar con la riqueza extrema para erradicar la pobreza extrema; legislar para proteger a todas las personas que se ocupan del trabajo de cuidados, y garantizar salarios dignos para el trabajo de cuidados remunerados; garantizar que todas las personas que llevan a cabo el trabajo de cuidados tengan influencia en la toma de decisiones; combatir las normas sociales nocivas y las creencias sexistas, así como promover políticas y prácticas empresariales que pongan en valor el trabajo de cuidados”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 10 =