Pocas veces los empresarios y los sindicatos coinciden en sus planteamientos. Pero esta vez todos estaban de acuerdo en la necesidad de llegar a pactos que evitaran unas nuevas elecciones. Desazón entre los agentes sociales.

La nueva convocatoria de elecciones, tras el fracaso de las negociaciones para la formación de un Gobierno de coalición progresista, es una oportunidad perdida para los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo.

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que “lo fácil hoy, es estar tristes porque se ha perdido una oportunidad de oro, pero llorar sobre la leche derramada no creo que sirva de mucho. Lo importante es pedir a los partidos políticos claridad, propuestas concretas y que hablen de los temas que preocupan a la gente (como la reforma laboral, qué vamos a hacer con ella) y encarar esta nueva etapa pensando que lo peor que puede pasar a nuestro país es que haya desilusión y que no haya una participación alta”.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha calificado de “oportunidad perdida” el fracaso de las conversaciones para conseguir la investidura de un gobierno progresista y estable. Sordo ha lamentado la situación que nos aboca, de manera “irresponsable”, a una disolución del Parlamento y a una convocatoria de nuevas elecciones, una vez que el jefe del Estado ni siquiera propondrá candidato a la sesión de investidura en el Congreso.

No es el momento de buscar culpables

Pepe Álvarez, ha afirmado que “no haríamos bien desde las organizaciones sindicales, desde luego desde la UGT, si entráramos a buscar culpables. Lo importante es pedir a los partidos que tengan un programa claro, en relación con cuestiones como el reparto de la riqueza, ver de qué manera se hace frente las necesidades de una parte muy importante de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país”. También ha señalado que hay que “pasar del desánimo al trabajo” y en el sindicato “somos conscientes de que después de las elecciones los sindicatos vamos a tener que batallar para conseguir nuestros objetivos. Nunca nos ha regalado nadie nada y ahora se ha visto, claramente, que tampoco”.

Irresponsable empantanamiento de las negociaciones

Unai Sordo ha destacado que desde CCOO han mantenido durante muchas semanas “una posición muy clara respecto a las negociaciones para conseguir la investidura parlamentaria de un gobierno estable que hiciera posible un programa decididamente progresista”. “Nos parecía -y aún nos sigue pareciendo- que la mayoría social, las y los trabajadores en España, no entenderían de ningún modo el irresponsable empantanamiento de las negociaciones políticas alrededor de la formación de ese necesario gobierno”, dice Unai Sordo. “Pero ha sido muy parecido a clamar en el desierto”.

A juicio de CCOO, el país necesita un gobierno ya. Los retos interiores y exteriores a los que nos enfrentamos, que hacen de la necesidad de una legislatura productiva una verdadera urgencia: desaceleración económica, la derogación de la reforma laboral, formación profesional, la digitalización de la economía, las políticas industriales y la transición ecológica, la financiación suficiente y estable del sistema público de pensiones y la redacción de un nuevo Estatuto de los Trabajadores son asuntos a abordar cuanto antes. También el posible escenario de un ‘Brexit’ no negociado, el conflicto arancelario o la escalada de los precios del petróleo, a nivel internacional.

Sería un drama repetir la misma situación

El secretario general de UGT ha manifestado que después del 10 de noviembre “sería un drama volver a estar en la misma situación, que nadie aprendiera nada y, sobre todo, que el año que viene no tengamos la capacidad de tener unos presupuestos nuevos, que recojan la nueva situación económica”, claramente mejor que la que había cuando se hicieron. Hay una situación económica y general del país infinitamente mejor que cuando se hicieron los recortes de carácter social y de derechos. Y eso es lo que hay que recuperar y espero que en este segundo intento sea a la vencida”.

Ruleta rusa

El secretario general de CCOO advertía ayer –pero lo siguen haciendo hoy- que fiar el destino de un gobierno posible desde la izquierda a las encuestas era jugar a la ruleta rusa. “Volveremos a las urnas. Hay que evitar un aumento de la distancia entre la ciudadanía y la política, fuente primera de la democracia. El acuerdo es necesario y posible”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre