La Policía Municipal de Madrid ha entrado a las tres de la madrugada en el edificio okupado, ‘La Ingobernable’, y han procedido al desalojo del inmueble situado en el número 39 de la calle Gobernador, esquina con el paseo del Prado y a escasos metros de la sala de exposiciones del Caixa Fórum. El edificio, uno de los corazones del movimiento feminista, era propiedad del patrimonio municipal, del que ya se han hecho cargo los servicios técnicos del Ayuntamiento madrileño.

Se ha convocado una concentración de repulsa por el desalojo para hoy a las 19 horas frente al edificio

Desde las redes sociales de la @CSIngobernable informaron a primera hora de la mañana que estaban siendo desalojados, cuando el edificio se encontraba vacío.

“¡ESTÁN DESALOJANDO LA INGO AHORA! ¡La derecha ha mandado a la policía a desalojar por la fuerza, sin diálogo ni previo aviso! Necesitamos toda la presencia posible en C/ Gobernador 39, avisa a toda tu gente y síguenos con el hashtag #DesalojanLaIngo”.

Desde el colectivo se ha querido mandar un mensaje al Gobierno municipal, apoyado por el trifachito de partido Popular y Ciudadanos, con el apoyo de la ultraderecha de VOX. “Nos expulsan, pero no pueden desalojar nuestras asambleas y nuestro apoyo mutuo. Porque solo el pueblo salva al pueblo. Porque solas, no podemos, pero con amigas, sí”.

A pesar de este atropello de Martínez Almeida, alcalde de Madrid, desde el colectivo avisan que su proyecto “no se detiene”, porque no pueden “desalojar toda la experimentación y todo lo que hemos crecido. No queremos la vida administrada y no se detiene nuestra capacidad colectiva de abrir lo que parecía cerrado, la potencia de innovación de todo centro social”.

Desde el Colectivo de La Ingobernable han señalado que los desalojan “después de pedir diálogo por activa y por pasiva. Pero cuando se les acaban las razones, solo les queda la fuerza. Así está la Ingo ahora mismo: la policía rodeando el edificio público que Ana Botella cerró, regaló a un amiguete e iba demoler”.

La policía municipal lo primero que han hecho ha sido quitar las pancartas de «Si nosotras paramos, se para el mundo» y de «La Ingo por el clima«. No es sólo un gesto simbólico, es el ataque a un espacio de organización del movimiento feminista y de la juventud por el clima”.

El alcalde de Madrid se ha felicitado de forma irónica del desalojo, ya que está era una cuestión que hizo personal, no solo durante la campaña, sino también durante su mandato. “Enhorabuena a la policía municipal por una actuación impecable en el desalojo de La Ingobernable. Esta es la única interlocución que vamos a tener en la ciudad de Madrid con los okupas”, ha escrito en Twitter, a pesar de que ‘La Ingobernable no era una casa okupa, sino el principal centro social autogestionado de la capital.

La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid ha señalado esta mañana que “Lo prometimos en la oposición y lo cumplimos desde el gobierno: el edificio okupado por La Ingobernable vuelve a ser de los madrileños. Agradezco la impecable actuación de policía municipal en el desalojo y reafirmo nuestro firme compromiso de combatir la okupación en Madrid”, a pesar de que el edificio, a las tres de la mañana cuando ha entrado la policía, se encontraba vacío, por que en el mismo no dormía nadie.

Del museo Ambasz a La Ingobernable.

En el año 2012, el edificio acogió las dependencias de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y un centro de salud para Retiro, hasta que la exalcaldesa Ana Botella, decidió destinarlo para ser el Museo del Arte, Arquitectura, Diseño y Urbanismo (MAADU), impulsado por el argentino Emilio Ambasz, amigo del matrimonio Aznar Botella, del partido Popular, un pelotazo que la exalcaldesa Manuela Carmena logró frenar.

La nefasta Ana Botella, cedió el edificio durante 75 años. El anterior gobierno madrileño de Ahora Madrid firmo un preacuerdo con la Fundación Ambasz para rescindir el acuerdo de cesión del edificio a cambio de una indemnización de 1,4 millones de euros.

Biblioteca de mujeres

En octubre de 2018, Manuela Carmena anunciaba que parte del edificio se destinaría a la biblioteca de mujeres Marisa Mediavilla, con 30.000 volúmenes, y a otras necesidades del distrito, todo ello dentro de un plan a elaborar de forma participativa. La idea era “combinar distintos usos en un espacio muy grande” pero todo dentro de la ordenanza de Cooperación Público-Social.

La Ingobernable

Desde el 6 de mayo de 2017, el edificio de Prado 30 se llenó de actividades culturales, de un tipo de cultura muy distinta a la lógica de arriba a abajo de los rituales oficialistas, las inauguraciones mediáticas y buena parte de las anquilosadas instituciones estatales: una cultura de base, sin presupuesto, pero con miles de personas implicadas en su gestión y desarrollo. Y después de años de intensísima actividad, el nuevo gobierno municipal amenaza ha desalojado sin diálogo, un proyecto colectivo que ha albergado unas 3.000 actividades y por el que han pasado más de 130.000 personas, demostrando sobradamente un valor social intangible desde los criterios de mercado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 10 =