Ha ocurrido en Australia. La compañía KFC (Kentucky Fried Chicken) ha tenido que pedir disculpas al ser denunciada por uno de sus anuncios publicitarios, ya que ha sido considerado sexista.

En el video se muestra a dos niños que miran los pechos de una mujer, algo que desde el Colectivo Shout se ha condenado por «reforzar los estereotipos de género». La portavoz del colectivo señaló que el anuncio supone una regresión en lo que a los estereotipos de las mujeres se refiere, utilizándolas como reclamo para el placer masculino, mostrando también a los niños como hombres «paralizados» que no pueden resistirse ante sus pechos.

«Anuncios como este refuerzan la falsa idea de que no podemos esperar nada mejor de los niños», apuntaba Liszewski. Ha señalado que los informes demuestran que la reafirmación de los estereotipos de género, incluso en la publicidad, contribuye a una visión negativa de las mujeres, algo que incide directamente en su maltrato.

Este video de la compañía que en España fue traída por la familia de Rocío Monasterio no está en línea con los objetivos que el Plan Nacional del gobierno australiano ha establecido para reducir la violencia contra las mujeres y niños en el periodo 2010-2022.

No es la primera vez que esta compañía se ve en una circunstancia similar, puesto que ya tuvieron que disculparse en 2016 y retirar un anuncio una hora después de su lanzamiento, a causa de la reacción pública que generó.

La compañía ha emitido un comunicado en el que se disculpan «si alguien se sintió ofendido». Explican que su intención «no era estereotipar a las mujeres y a los niños de manera negativa».

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − cuatro =