Más de 800.000 personas solicitaron al Instituto Nacional de Estadística que les excluyeran de las copias del censo electoral que se entregan a cada representante de las candidaturas de los partidos políticos para realizar los envíos postales de la propaganda electoral para las elecciones del próximo 10 de noviembre.

Finalizado el plazo previsto para aquellas personas que manifestasen que no querían recibir la propaganda electoral en sus domicilios, el total fue de 810.367 personas, según informó Público.

Sin embargo, hoy hemos podido conocer, a través de Rac1, que se están dando casos de personas que, habiendo solicitado no recibir la propaganda electoral, están recibiéndola en sus domicilios.

La propaganda está llegando a los domicilios sin especificar el nombre de las personas que residen allí, pero sí señalando el domicilio concreto de los electores. En este sentido, se ha señalado que es posible que se inicien las investigaciones oportunas para poder determinar en qué punto de la cadena se están cometiendo las irregularidades, pudiendo tratarse de una cuestión en la que las empresas que están haciendo la distribución pudieran estar incumpliendo la ley.

 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre