El Ministerio de Defensa refuerza su actuación frente al acoso sexual en las Fuerzas Armadas y ha aprobado un conjunto de medidas para impulsar y facilitar el funcionamiento del protocolo, con el propósito de incrementar su eficacia y reforzar su compromiso de tolerancia cero con estas situaciones.

Estas medidas, que se recogen en una instrucción del subsecretario de Defensa, son fruto de la experiencia adquirida en los tres años de aplicación del Protocolo y de la puesta en marcha de las Unidades de Protección frente al Acoso (UPA).

El principal objetivo de este Departamento es favorecer la celeridad y la diligencia en las actuaciones para garantizar la protección inmediata de la víctima.

De esta forma, se dota de mayor protagonismo a la actuación de los jefes de unidad y se refuerza la composición de las Unidades de Protección frente al Acoso que tendrán representantes de las tres escalas y asumirán las funciones, a partir de ahora, con carácter de exclusividad.

El refuerzo del apoyo a las víctimas con mejoras de las actuaciones es otro de los grandes pilares de las iniciativas que se recogen en el protocolo de actuación. Para ello se intensifican los principios de confidencialidad e indemnidad para evitar cualquier perjuicio en su carrera profesional con motivo de la denuncia.

Además, cada Unidad de Protección frente al Acoso estará obligada a la elaboración de un plan de apoyo integral individualizado, acorde a las necesidades específicas de cada caso, que integrara todas las medidas necesarias para facilitar la atención de carácter médico y psicológico así como el asesoramiento jurídico, profesional y social.

Asimismo, se facilita el acompañamiento a la víctima en la realización de todos aquellos trámites administrativos, judiciales o de cualquier índole que requiera relacionados con la situación de acoso.

La prevención es otro de los ámbitos que se ha abordado en el nuevo marco del protocolo. Por ello, y con el fin de evitar conductas de acoso, se establecen los mecanismos para que los jefes de unidad tengan una formación específica en la materia bien a través de la propia formación que establezcan los ejércitos o bien a través de la formación que facilita la Secretaría Permanente de Igualdad.

Es de significar que uno de los cometidos que se les asignan a los jefes de unidad es la detección temprana de aquellas conductas o clima de trabajo que pudieran derivar en una situación de acoso. Además, en cada unidad habrá una persona con formación específica en acoso cuya designación será conocida por todos los miembros de la unidad.

Finalmente, se refuerza la uniformidad de datos estadísticos y el seguimiento de los casos de acoso por cada Unidad de Protección frente al Acoso.

Todas estas medidas se recogen en una instrucción del subsecretario de Defensa, en el marco del principio de tolerancia cero ante las conductas de acoso sexual y por razón de sexo. Las iniciativas se remitieron al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, donde las asociaciones profesionales con representación en dicho Consejo de Personal hicieron sus propuestas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + ocho =