El Ministerio de Defensa, a través de un comunicado publicado en su página web, anuncia que los Reservistas de Especial Disponibilidad podrán optar a la Ayuda familiar para desempleados. Desde la Asociación Militar Profesional “Plataforma 45 Sin Despidos”, vuelven a salir a la palestra con la intención de volver a desmentir, o al menos aclarar, que las informaciones que Defensa facilita como medidas que benefician al colectivo, no son reales, o al menos no suponen nada específico a lo que no pueda acceder cualquier persona que reúna los requisitos. Para la Asociación, Defensa convierte a los expulsados del ejército en parados de larga duración y “de lujo”.

Hace unos días “Plataforma 45 Sin Despidos”  elevaba la voz por entender que un convenio firmado entre la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la ministra de Defensa, Margarita Robles, era un engaño  ya que parecían facilitar el acceso a los miembros de las fuerzas armadas de más de 45 años y expulsados del Ejército a plazas de la policía local ofertadas por los Ayuntamientos. Pocos días después quedó en evidencia al hacerse pública la demanda de 25 plazas del Ayuntamiento de Cádiz sin que se contemplara ningún cupo para las Fuerzas Armadas. Efectivamente  poca o ninguna fuerza tenía el citado convenio.

Ahora, Jenner López Escudero, presidente de “Plataforma 45 Sin Despidos”, en declaraciones a Diario16, asegura que “ante la incapacidad de dar salidas laborales, y no encontrar solución a 52000 familias, el ministerio de Defensa invita a los soldados a ser parados de lujo”, “no queremos ser unos mantenidos con pagas vitalicias como los señores diputados, queremos trabajar”, dice.

Además, López Escudero afirma que Defensa no está cumpliendo con la Ley de Tropas “al anunciar este tipo de cosas en redes sociales en lugar de avisar a los reservistas vía oficial con tan solo 1500 parados” y aventura, “cuando seamos en unos años 52000,  apaga y vámonos”.

Como ya llevan denunciando desde “Plataforma 45 Sin Despidos” hace tiempo y este diario haciéndose eco de sus reivindicaciones, todo apunta a que Defensa no gestiona bien sus recursos humanos y tiende a la privatización de sus servicios. Para muestra está la seguridad privada que contratan para los cuarteles; las cantinas gestionadas por empresas o los catering contratados para las comidas de los militares que parece no suponer un ahorro pero si con un elevado coste para los soldados que podrían desarrollar estas labores y,  muchos, después de 25 años, se encuentran en la calle y anotados como demandantes de empleo en las oficinas del INEM.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre