Lo primero que hemos preguntado a Luis Gonzalo Segura es si podemos seguir llamándole «teniente». Su respuesta ya nos da pistas sobre lo que hablaremos en la entrevista de hoy: «Si das un golpe de Estado, sí pueden llamarte Teniente, si denuncias corrupción, no».

Cuando Luis era el Teniente Segura denunció episodios de corrupción, con las pruebas, comenzó a sufrir una pesadilla: «te conviertes en un delincuente para el ejército y para la sociedad. Me encerraron cinco meses en un centro disciplinario. A partir de ahí, lo peor es que quedas estigmatizado para toda la vida, no puedes recuperarla ni rehacerla».

Luis fue objetor de conciencia antes de entrar en el Ejército: «Yo quise ser objetor de conciencia, aun habiéndome podido librar del servicio militar porque estaba en la Universidad. Estudiando Geografía el Centro Geográfico del Ejército, una unidad donde más del cincuenta por ciento del personal era civil y el ambiente era muy relajado. Por eso me animé y oposité y llegué a la Academia General Militar». Se encontró entonces con el ejército de Franco, y será cuando comiencen sus problemas. Un batalla constante siendo «el rojo», «el traidor», recibiendo «amenazas de todo tipo». El sistema, mientras estás dentro, «te trata como a una pelota de pin pon, y cada vez vas conociendo más basura».

Hablamos con Luis sobre la situación con el Gobierno «más progresista» de España, sobre el papel de la ministra de Defensa, Margarita Robles. Le preguntamos sobre la situación en otros países en comparación con España.

Hemos preguntado a nuestro entrevistado por sus libros, obras imprescindibles y trabajadas de manera rigurosa y profunda: «El libro negro del ejército español», «En la guarida de la bestia»,»Un paso al frente», «El ejército de Vox». Todos los libros pueden adquirirse en este enlace.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre